Recorriendo España a través de sus castillos.

Castillo de Butrón en Gatika.

En el norte de España, a medio camino entre Bilbao y San Juan de Gaztelugatxe, en un pueblo llamado Gatika, se encuentra el Castillo de Brutón. Si bien no siempre fue un castillo – ya que a mediados del siglo XIII constituía la residencia de los Butrón, una familia noble – esta obra arquitectónica siempre se ha caracterizado por su extravagancia. Se remodeló en el siglo XIX al estilo germano y desde entonces fue testigo de numerosas batallas y luchas protagonizadas por dos bandos nobles de Bizkaia. Irónicamente, estas batallas eran las que le daban vida, ya que cuando dejaron de suceder, este se fue deteriorando hasta su reforma en 1878 por el arquitecto Francisco de Cubas. Hoy en día se encuentra a la venta, esperando a ser nuevamente habitado.

El Alcázar de Segovia

Como sacado de un cuento de hadas, el Alcázar de Segovia corona la histórica ciudad y constituye uno de los mayores atractivos de esta así como una de las construcciones más importantes y más visitadas del patrimonio español. Su origen se remonta a la época romana aunque es en el siglo XII cuando su nombre comienza a aparecer en textos de origen árabe. Sin duda, ha tenido distintos usos a lo largo de la historia, siendo residencia de Alfonso VIII y empleado para fines militares e institucionales entre otros. Hoy en día se puede visitar y descubrir en él tesoros de una gran riqueza histórica, cultural y artística. Dentro de él se encuentra un Museo de Armas y el archivo más antiguo de las Fuerzas Armadas Españolas.

Castillo de Olite en Navarra

Entre calles empedradas, mercados medievales y casas nobles, se alza el Castillo de Olite. En la zona media navarra, podemos encontrar en el histórico pueblo de Olite esta maravillosa joya arquitectónica. Considerado uno de los castillos más lujosos de toda Europa durante los siglos XII y XV, fue la residencia de los Reyes navarros, aunque se estima que data hasta la época romana. Arquitectónicamente, se puede percibir la influencia francesa así como la mudéjar en su decoración. Esta combinación tan peculiar, hizo del Castillo de Olite uno de los más extravagantes y admirados de Europa. Repleto de torres de carácter gótico, galerías infinitas y jardines de una belleza excepcional, el Castillo de Olite está abierto a visitas tanto turísticas como de hospedaje, ya que una de sus partes consta hoy en día de un precioso parador donde poder adentrarse en la historia de este monumento.

Castillo de Peñafiel en Valladolid

Este es uno de los castillos más curiosos, ya que tiene forma de buque. Se encuentra en la localidad vallisoletana de Peñafiel y es una gran muestra de la arquitectura medieval. Se construyó en el siglo X, en el año 943, cuando Ramiro II era rey de León. Unos años más tarde fue conquistado por el militar andalusí Almanzor, hasta que en 1013 pasó a manos del conde castellano Sancho García. En la torre del castillo está el Museo Provincial del Vino, donde se pueden disfrutar de catas y degustaciones guiadas de vinos de la Denominación de Origen Ribera del Duero en un entorno privilegiado; con vistas a tres valles: el del Duero, el del Duratón y el del Arroyo Botijas.

Castillo nuevo de Manzanares el Real

Se puede considerar como el castillo más emblemático y mejor conservado de todo Madrid. También se le conoce como ‘de los Mendoza’, ya que fue la residencia de esta familia noble durante siglos. Este palacio-fortaleza, fue construido en el siglo XV por Juan Guas, arquitecto de los Reyes Católicos y está ubicado en el municipio de Manzanares el Real en la Comunidad de Madrid. Sus salas palaciegas y galerías góticas son espectaculares y a menudo acogen exposiciones, conciertos y espectáculos de lo más interesantes.

Castillo de la Mota en Valladolid

El Castillo de la Mota se encuentra sobre una colina en la villa de Medina del Campo en la provincia de Valladolid. De impactante recinto amurallado de ladrillo rojo, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1904. Durante sus más de seis siglos de historia, este castillo ha sobrevivido a guerras, conflictos e incluso ha albergado prisioneros a personajes como César de Borja, valenciano capitán general de los ejércitos papales. Entre sus atributos, cabe destacar su espectacular patio de armas y su capilla de estilo mudéjar, que, sin duda, merecen una visita.

El castillo de los Templarios de Ponferrada

El Castillo de los Templarios de Ponferrada se encuentra sobre una colina en la que confluyen los ríos de Boeza y Sil, en la provincia de León. Este imponente castillo es considerado uno de los más notables del noroeste de España. Sus orígenes son inciertos, aunque algunos expertos apuntan a que pudo ser un castro celta en la época prerromana. En 1178, los reyes leoneses le concedieron el castillo a la orden templaria. Posteriormente, el castillo sufrió numerosos ataques y asedios y fue objeto de disputas hereditarias. Hacia mitad del siglo XIX sufrió un gran declive, que fue frenado al declararse Monumento Nacional en 1924. Actualmente cuenta con la visita de numerosos peregrinos del Camino de Santiago, ya que el castillo se encuentra en la ruta del camino francés de la provincia de León.

Castillo de Loarre en Huesca

El castillo de Loarre se sitúa en una colina de roca caliza a más de 1000 metros de altitud en la provincia de Huesca. Fundado por el rey Sancho III en el siglo XI, es el castillo románico más antiguo de España y mejor conservado de Europa. El castillo está rodeado por una muralla de más de 170 metros de longitud, y su interior destaca por la presencia de una imponente iglesia. En sus principios, su fin esencial era la defensa militar, y más tarde fue reconvertido en monasterio por la orden de los Agustinos. Actualmente, además de la función turística, el castillo sirve como escenario para películas y series de televisión, entre las que destaca su protagonismo en la película “El Reino de los Cielos”, del director británico Ridley Scott.

Castillo de Peralada

El castillo de Peralada se localiza en la provincia de Gerona. Antiguamente se conocía con el nombre de Tolón, por llamarse así la villa en la que se encontraba. El castillo servía a modo de vivienda para los vizcondes de Peralada. Su fachada de estilo renacentista esconde una formidable biblioteca que cuenta con más de 90.000 volúmenes, además de una importante colección de cerámica, vidrio y pinturas. En el interior del castillo se encuentra asimismo una importante bodega visitable. En la última década, el castillo de Peralada ha sido visiblemente reformado y reconstruido, y actualmente sirve como complejo hostelero. Además, cada verano alberga en sus jardines el Festival Internacional de Música Castell de Peralada, en el que participan artistas de renombre internacional.

Elena Santos, Icíar Prieto y yo, Lucía Rosell. Colaboradores de la Universidad de Comillas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *