Los sonidos del amor

Norma Sturniolo

El séptimo recital del XXVII Ciclo de Lied del Teatro de la Zarzuela corrió a cargo del contratenor Bejun Mehta acompañado al piano por Jonathan Ware. Bejun Metha, perteneciente a una familia de músicos, entre los que se cuenta el director  Zubin Metha, es uno de los contratenores actuales más prestigiosos siendo galardonado con el ECHO Klassik, el Gramophone Award,​ el Diamant d’Opera Magazine y el Premio Traetta por su pasión en dar voz al redescubrimiento de las raíces del patrimonio musical europeo. También Jonathan Ware ha recibido muchos galardones, entre otros, el premio al ‎mejor pianista en Das Lied International Song Competition y la Wigmore Hall/Kohn ‎Foundation Song Competition.‎

En este concierto hemos viajado entre los siglos XVIII, XIX y XX porque los autores elegidos han sido Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) Ludwig van Beethoven , Franz Joseph Haydn (1732-1809), Gustav Mahler, solo en versión pianística (1860-1911) y Benjamin Britten (1913-1976).

Metha aportó matices a su canto, demostró una vez su excelente técnica y su expresividad fue de menos a más, hallando su clímax en la composición de Haydn.

Fotografía de Rafa Martín

Las emociones producidas por el sentimiento amoroso fueron el tema de las canciones elegidas. En Ombra felice de W. A. Mozart, el héroe troyano Eneas, triste y angustiado, se despide de su amada Dido. El mito de la historia de amor entre Dido, reina de Cartago y Eneas, aparece en el canto IV de la Eneida de Virgilio donde se nos cuenta que Eneas debe abandonar Cartago por orden de los dioses para seguir su destino que será el de fundar Roma. Este mito ha sido recreado por muchos artistas. Por ejemplo, es el argumento de la que se considera la primera ópera inglesa: Dido y Eneas de Henry Purcell. Mozart escribió Ombra felice en 1776 para el castrato Francesco Fortini durante su estancia en Salzburgo Está compuesta por un recitativo y un aria. La hipérbole amorosa se manifiesta cuando Eneas afirma que la separación de la amada es el tormento más bárbaro que jamás había sentido.

A la composición mozartiana le siguió An die ferne Geliebte,(1816) («A la amada lejana») opus 98 de Ludwig van Beethoven que es el único ciclo de seis canciones compuesto por el genio de Bonn sobre los poemas de Aloys Jeittel (1794 –1858). En la primera canción del cicloAuf dem Hügel sitz ich spähend (Sobre la colina me siento, escrutando), el enamorado se queja porque está separado de la amada, colinas y valles median entre nosotros. Para salvar esa distancia cantará canciones que hablen a la amada de su sufrimiento con la esperanza de que el sonido del amor burle todo el espacio y el tiempo y el corazón que ama alcance aquello a lo que se ha consagrado. Otras veces (Wo die Berge so blauDonde las montañas tan azules), el desasosegado enamorado siente un ferviente deseo de encontrarse en un lugar sereno. En Leichte Segler in den Höhen (Velos ligeros en las cumbres )el yo poético pide al arroyo, a las nubes a los arbustos y a los pájaros, que se convierta en mensajeros de su amor. En Diese Wolken in den Höhen (Estas nubes en las alturas) se imagina la unión de la amada con la naturaleza. En Es kehret der Maien, es blühet die Au ( Mayo regresa, el prado florece) todo es amable en el mes de mayo y la golondrina construye su nido que será su lecho nupcial. Lo que el invierno separó ahora la primavera lo une. El cantor se queja de que sólo para nuestro amor no llega la primavera/ y las lágrimas son nuestro único consuelo.

En Nimm sie hin denn, diese Lieder (Toma, pues, estas canciones) se retoma la idea del poder de las canciones para alcanzar a la amada: Para que estas canciones venzan/aquello que tanto nos separa,/y un corazón que ama alcance/aquelli a lo que se ha consagrado.

Fotografía de Rafa Martín

Al romanticismo de estas canciones le sucedió la primera Canticle de Benjamin Britten. El compositor inglés escribió las cinco Canticles en distintos momentos de su carrera y se basó en canciones dramáticas y en los Divine Hymns de Purcell. Tres de ellas están escritas como memoriales. La que se escuchó en el concierto fue la primera del ciclo: My beloved is Mine and I am his, op. 40 (1947) con letra del poeta metafísico Francis Quarles (1592-1644)  inspirado en el Cantar de los Cantares. Es un encargo en memoria de Dick Sheppard, fundador de la Peace Pledge Union. Aunque conserva el tono de la poesía mística en el que se produce la comunión con Dios, también es una declaración de amor para el tenor Peter Pears, la pareja de Britten desde 1934 hasta la muerte del compositor en 1976. Es una metáfora de la fe y la confianza del hombre en su Creador donde el amor divino se fusiona con el amor físico. Bejun Metha supo otorgarle ese tono de espiritual elevación que caracteriza la canticla Jonathan Ware interpretó al piano el célebre Adagietto de la Sinfonía nº 5 de Gustav Mahler, movimiento que se popularizó en la película Muerte en Venecia de Luchino Visconti. Ware supo transmitir toda la conmovedora belleza del Adagietto y el público lo ovacionó.

El final con Arianna a Naxos de Hydn fue memorable ahí se lució toda la potencia y belleza de la voz, excelente técnica y cualidades dramáticas del contratenor estadounidense. El célebre mito de la princesa Ariana abandonada por Teseo en Naxos es un mito muy querido por músicos, escritores y pintores. Atrajo a compositores desde Monteverdi a Richard Strauss y también cautivó a Joseph Haydn. En Arianna a Naxos, una cantata solista italiana compuesta por Hydn a fines de 1789 se expone el drama íntimo de una mujer enamorada que al ir descubriendo la dura realidad del abandono pasa del temor a la ira y a la tristeza. Metha con su dramática gesticulación parecía padecer los mismos sentimientos de temor, inquietud, ira, desesperación y dolor de la desafortunada princesa.

Luego llegó el bis con una bella canción tradicional inglesa con arreglo de Benjamin Britten.

Una noche en la que los deseos expresados en los poemas de Aloys Jeittel y musicalizados por Beethoven se hicieron realidad: Los sonidos de las canciones llegaron al corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *