En un centro universitario

                                          

Por Luis Villanueva

Estamos en el jardín del Colegio Mayor Ayete, muy cerca del Palacio del mismo nombre y de otros edificios emblemáticos de la ciudad de San Sebastián, muchos de ellos con vistas a la preciosa Bahía que la realza.

El entrevistado es en esta ocasión el doctor Julio Herrero, médico oncólogo, actual Director del citado centro universitario.

  1. Es un placer para mí entrevistarle. Me sorprende que sea capaz de llevar a cabo su trabajo en Ayete, siendo médico en el centro de Oncología de la ciudad que nos acoge. ¿Cómo lo hace?

El placer es mío, Luis. La verdad es que, para mí, es una suerte poder compatibilizar mis dos grandes pasiones en la vida; la medicina y los colegios mayores. Son dos labores que requieren mucho tiempo, pero merecen la pena. Al final, tienen en común que requieren dedicación a las personas; en un caso, pacientes que buscan una cura para su enfermedad, y en otro, universitarios que buscan hacerse camino en la vida. 

  1. Me podría explicar qué es un Colegio Mayor y, en concreto Ayete. ¿Cuándo se puso en marcha? ¿Cómo se organiza? ¿Cuántas personas viven en él y cómo es el abanico de países que lo configuran? ¿Qué estudian los residentes? 

¡Muchas preguntas! Los colegios mayores son una institución universitaria que existe desde hace siglos. Son lugares donde conviven profesores y alumnos, lo cual es muy enriquecedor. Los universitarios tienen afán por formarse en muchos ámbitos más allá de sus estudios específicos: a nivel cultural, humano, profesional, social e incluso espiritual para el que lo desea.  Ayete se fundó en 1971, cumplimos ahora 50 años de existencia. La mayoría de estudiantes son de la escuela de Ingeniería de la Universidad de Navarra, aunque también los hay de la Universidad de Deusto, Musikene y el Basque Culinary Centre. Actualmente vivimos 100 personas en Ayete: ¡una maravilla! 

  1. ¿Me podría contar algo de su trayectoria profesional? Me imagino que la dirección de un Colegio Mayor de tanto prestigio requiere partir de lo ya conseguido y adaptarse con creatividad a las nuevas circunstancias. 

Estudié Medicina en Pamplona. Muy pronto conecté con la filosofía de los Colegios Mayores y empecé a tener pequeñas responsabilidades como la comisión de eventos, las actividades de solidaridad, el asesoramiento académico, etc. En 5º curso de carrera me nombraron subdirector del Colegio Mayor Belagua en Pamplona y empecé mi andadura en los consejos de dirección. Al terminar la carrera me vine a San Sebastián para hacer la especialidad de Oncología y recalé en el Colegio Mayor Ayete. Un año después el director se marchó a Bilbao y me tocó el relevo. No era nada que esperase; me consideraba bastante joven (26 años) y con escasa experiencia. Sin embargo, creo que la cercanía de edad con los colegiales ha supuesto durante este tiempo una ventaja para mí. Aprendo mucho de ellos. 

  1. ¿Qué ha supuesto la aparición de la pandemia? ¿Cómo la han vivido en el Colegio Mayor?

Ha sido una locura. Cuando se decretó la pandemia cerramos el Colegio Mayor a cal y canto, de manera que la mitad de los colegiales se fueron a sus casas. Estuvimos viviendo 50 personas sin salir durante 3 meses. A pesar de todo, lo recordamos como uno de los periodos de mayor florecimiento de Ayete; el aislamiento hizo que todos diéramos un paso al frente y procurásemos que el resto del colegio mayor se sintiera como en casa. Se organizaron decenas de actividades culturales, deportivas, lúdicas… llegamos a pensar que no había mejor sitio en el mundo para estar en esos momentos tan duros que nuestro Colegio Mayor.

  1. ¿Qué actividades más relevantes realizan a lo largo del curso académico? La Memoria Anual del curso pasado es impresionante. Me haría ilusión, si fuera posible, volver a mi edad juvenil y pedir la admisión como residente del Colegio Mayor Ayete.

Las actividades son organizadas por los colegiales, siendo esa es una de las claves del Colegio Mayor. A su vez, ellos se organizan por comisiones para una mejor organización del día a día. La comisión de eventos es la más conocida, pues es la que se encarga de organizar fiestas y celebrar efemérides, como son los cumpleaños o la Oktoberfest. En el ámbito social, buscamos tener un impacto en las personas más necesitadas de la ciudad a la vez que concienciamos a los universitarios de las necesidades que tienen muchas personas en nuestra sociedad; cuidamos ancianos, damos clase a niños inmigrantes, jugamos a fútbol en la cárcel, etc. La próxima semana hemos organizado una carrera solidaria para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer, por poner un ejemplo. Respecto al ámbito profesional, existe un asesoramiento académico para los colegiales de primer curso que es coordinado por los mejores estudiantes de últimos cursos; es bonito ver cómo se preocupan unos por otros. Finalmente, la comisión cultural se encarga de fomentar inquietudes en los colegiales como la música, el cine, la literatura, el teatro…  

  1. Todos los años hay un acto de imposición de Becas a estudiantes mayores del Colegio, lo que significa que hay un grupo de alumnos que colaboran en la formación de todos. ¿Cuál es el papel del Decano del Colegio Mayor?

El Decano es el representante de todo el Consejo Colegial, que integran todos los alumnos mayores de tercer curso. Ellos son los que llevan el peso del Colegio Mayor; los que coordinan las comisiones, promueven iniciativas, guían a los alumnos de primeros cursos y dejan un poso para las siguientes generaciones. Digamos que los becarios dan lo que han recibido los primeros años. 

  1. Como penúltima pregunta, ¿cuál es la influencia cultural del Colegio Mayor en la Ciudad y más allá del entorno local?

El Colegio Mayor tiene una vocación universal. Nuestros colegiales proceden de muchísimos países y se forman durante su etapa universitaria para influir en sus ambientes cuando vuelvan tras los años universitarios. A nivel local, tratamos de tener un papel en el mundo de la cultura y de la solidaridad. Invitamos con frecuencia a autoridades locales y nos damos a conocer en la Universidad. 

Julio, antes de hacerle la última pregunta, le agradezco sinceramente su disponibilidad para contestar a todas mis cuestiones, que espero ayuden a situar el Colegio Mayor Ayete en su misión y en sus posibilidades. Me doy cuenta que Ayete está abierto al continente americano. En mis visitas me he encontrado con residentes de una amplia variedad de países, principalmente de habla castellana. (Guatemala, México, Ecuador, Perú, El Salvador, incluso EE.UU. y Japón) Me gustaría que respondiera a la siguiente pregunta:

  1. Finalmente, ¿es difícil conseguir plaza en el Colegio Mayor?

Cada año solicitan plaza cerca de 100 personas y admitimos a la tercera parte. Es una suerte poder seleccionar a aquellos estudiantes que verdaderamente tienen interés en formar parte de nuestro Colegio Mayor. Por otra parte, nos encantaría que mucha más gente se beneficiase de nuestras actividades. Ojalá podamos seguir creciendo en los próximos 50 años. 

Julio, seguro que será así. ¡Muchísimas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *