Amor, mujer y grandes compositores

Por  Norma Sturniolo

The Magic Opal. Opereta cómica en dos actos, música Isaac Albéniz,
libreto, Arthur Law. Traducción de Javier Ibarzy y Pachi Turmo. Adaptación de Paco Azorín y Carlos Martos de la Vega. Dirección musical: Guillermo García Calvo Orquesta de la Comunidad de Madrid ; Dirección de escena y escenografía: Paco Azorín, Vestuario: Juan Sebastián Domínguez, Iluminación: Pedro Yagüe; Diseño de audiovisuales: Pedro Chamizo; Movimiento escénico:Carlos Martos de la Vega.Reparto: Lolika Ruth Iniesta y Carmen Romeu ; Alzaga Santiago Ballerini y Leonardo Sánchez, Carambolas :Luis Cansino y Rodrigo Esteves; Trabucos: Damián del Castillo y  César San Martín,  Martina Carmen Artaza y  Mar Campo, Aristippus: Jeroboám Tejera; Olympia: Helena Ressurreiçao; Zoe :Alba Chantar; Pekito: Gerardo López; Curro:Tomeu Bibiloni; Eros XXI: Fernando Albizu. Orquesta de la Comunidad de Madrid, Titular del Teatro de la Zarzuela; Coro del Teatro de La Zarzuela dirigido por Antonio Fauró.


Realización de la escenografía TecnoScena, SRL (Roma), Realización de vestuario Petra Porter, SL (Madrid) Equipamiento de circo, R Gascat, SL (Madrid); Figurantes-bailarines David Blanco, Laura Hernando, Jennifer Lima, Verónica Moreno, Pablo Muñoz, Karel H. Neninger, Agus Ruiz, Sergio Toyos. Acróbatas: Rafael Lobeto, Georgina Nieto, Aida Pascual, Nacho Rodríguez

En el Teatro de la Zarzuela se han representado dos espectáculos de compositores españoles en los que ha quedado de manifiesto un esfuerzo creativo de acercamiento al público de hoy. Una opereta de Albéniz con escenografía cercana al reality  y canciones y romanzas con protagonismo femenino son dos ejemplos de ese acercamiento.

Foto: Elena Del Real

The Magic Opal es  una opereta de vida bastante azarosa que  Isaac Albéniz (1860-1909) comenzó a componer cuando se hallaba en Londres en el año 1892 sobre un texto de Artur Law.  Se estrenó el 19 de enero de 1893 en el Lyric Theatre. El argumento original, al parecer bastante flojo, se desarrolla en Grecia con la intervención de un grupo de bandidos y tiene las características propias de una comedia de enredos con amores, desamores y equívocos. Poco después de su estreno, Albéniz hace una revisión en la que se reduce el número de personajes y se simplifica el argumento, se quitan unos números , se añaden otros y se cambia el título por el The Magic Ring. Esta  versión se estrenó el 11 de abril de 1893 y el 23 de noviembre de 1894, se estrenó en el Teatro de la Zarzuela la versión castellana de The magic opal, con el título de La sortija. La crítica tachó al libreto de insulso y pesado. Y la opereta acabó cayendo en el olvido.

La música se encontraba en forma de manuscritos y dispersa en diversos legados. Fue reconstruida y puesta a limpio por el musicólogo Borja Mariño que realizó la edición crítica de la partitura completa (Tritó Ediciones , 2011).

 El texto ha sido traducido por Javier L. Ibarz y la adaptación con su aggiornamento la  realizaron Paco Azorín y Carlos Martos de la Vega.
La escenografía es tan impactante que la música albeniciana es como si fuera una música incidental o la banda sonora de lo que ocurre delante de lo ojos del espectador La trama amorosa pasa a incorporarse a una competición al estilo de los videojuegos usando el lenguaje audiovisual de nuestro tiempo. Se desarrolla en un gran cubo con muchas puertas y hay  numerosas proyecciones.

Foto: Elena Del Real

Los participantes eligen un rol y tienen que superar una serie de pruebas con distinto niveles de dificultad para conseguir el ópalo mágico ya que con él se puede obtener el amor de quien se desee. Están los que juegan limpio y los que hacen trampas. Lo que queda claro es que todos luchan contra todos por conseguir el ópalo. Paco Azorín añade un nuevo personaje Eros XXI, encarnado por Fernando Albizu,  una especie de maestro de ceremonias que ayudado por un ejército de “Opalines” conducirá a los jugadores a lo largo de las pruebas. El tema del amor es uno de los temas permanentes de las artes pero el poderoso dios Amor, cegador y peligroso no se presenta en The Magic Opal como el Eros-Cupido clásico con su aljaba y su flecha de oro  que enciende el amor del que es tocado con ella y su flecha de  plomo que, por el contrario provoca sentimientos de rechazo y aversión. La flecha de oro será reemplazada por el ópalo mágico que atrae el amor y la flecha de plomo por un ópalo que atrae la aversión. A su vez el ejército de cupidos, amorcitos alados (erotes en la mitología griega)son sustituidos por los “Opalines”.

En la versión de Azorín hay una crítica al consumismo, a la corrupción con dos personajes de oscura trayectoria, a la  banalización del amor y a la utilización de medios como las apps para encontrar el amor. Abundancia de mensajes. Los únicos en la historia que demuestran que no se necesitan artes mágicas para enamorarse son la pareja -muy bien interpretada -formada Ruth Iniesta y Santiago Ballerini. Los figurantes, bailarines y acróbatas añadieron estética al conjunto.

Foto: Elena Del Real

Y de Albéniz pasamos a Manuel de Falla, Enrique Granados, Pablo Luna, Ruperto Chapí, José Serrano, Federico Chueca y Joaquín Valverde en un concierto que homenajeaba a la mujer titulado Nueve suertes de mujer y que ha reunido a tres artistas: la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrero, la pianista RosaTorres Pardo y la actriz Silvia Abascal. A través de canciones y romanzas se realiza un recorrido por los diversos sentimientos que agitan el corazón humano, en este caso de la mujer.

Hubo dos solos de piano estupendamente interpretados con un derroche de energía por Torres Pardo (Danza nº 1, La vida breve de Manuel de Falla, El pelele, Goyescas de Granados). Las romanzas y canciones emanaron vigor y emoción con la sentida interpretación de Nancy Fabiola Herrero y cada una de ellas estuvo bellamente engarzada con textos de Juan Marchán  donde transitan la esperanza y la desesperanza, la alegría, la tristeza, el deseo de amar, el desengaño unido al paso del tiempo y la necesidad de defendernos de la rutina a través de la apertura a la sorpresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *