En los confines del Oriente próximo: El hallazgo moderno del país de Magán

 

Por María Rosa Jordán

El MAN Museo Arqueológico Nacional de Madrid abre la mayor exposición realizada hasta ahora sobre arqueología en la península arábiga.     El recorrido recoge dos décadas de investigación de la misión arqueológica de la Universidad Autónoma de Madrid en el Emirato de Sharjah.

El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ha inaugurado en el Museo Arqueológico Nacional la exposición “En los confines de Oriente Próximo”.  El hallazgo moderno del país de Magán; la mayor muestra realizada hasta ahora sobre arqueología en la península arábiga, resultado de dos décadas de investigación en el Emirato de Sharjah.

En este territorio, situado en el corazón de los Emiratos Árabes Unidos, se han producido en los últimos años algunos de los descubrimientos históricos y arqueológicos más importantes de Oriente Próximo. A ello ha contribuido el trabajo de la misión arqueológica española liderada por un equipo de la Universidad Autónoma de Madrid ( UAM ) desde 1994.

Desde el 19 de abril, hasta el próximo 29 de mayo, el MAN muestra 240 piezas -el 90% se exhibe en público por primera vez- que recuperan el pasado remoto de esta región y la historia del antiguo país de Magán, un pueblo milenario, aún poco conocido, pero mencionado ya en textos mesopotámicos.

Entre las piezas exhibidas (herramientas de piedra y armas, recipientes cerámicos, orfebrería, monedas) destacan las primeras artesanías de adorno personal del Neolítico, ejemplos de la importante producción cerámica de la Edad de Bronce, los primeros testimonios escritos o los hallazgos que revelan el temprano intercambio comercial en la zona, con ejemplos notables de ánforas griegas y alabastros del Yemen.

AL MADAM, EJE DE LA MISIÓN ARQUEOLÓGICA ESPAÑOLA

La exposición, comisariada por Joaquín Córdoba Zoilo, reconstruye también la vida diaria en un poblado de la Edad de Hierro, al Madam, eje del trabajo de los arqueólogos españoles en la zona. El equipo de la UAM ha descubierto una importante red de canalizaciones de agua-falaj-que constituye el primer sistema completo de arquitectura hidráulica de la Península de Omán y la primera presentación de una verdadera arqueología de la agricultura de la Edad de Hierro.

GrantaAgua_acpiweb-200x180

Un espacio dedicado a la fabricación de adobes en el yacimiento de al Madam, excavado también por el equipo de la Universidad Autónoma, es la primera instalación de estas características encontrada en la historia de la arqueología en Oriente. En una investigación pionera, un equipo de antropólogos estudia en la actualidad las huellas petrificadas que permanecen allí desde la Edad de Hierro.

En los confines de Oriente Medio. El hallazgo moderno del país de Magán, podrá visitarse gratuitamente en el horario habitual de apertura del museo. También se han programado recorridos guiados gratuitos todos los días, de martes a sábado, a las 12:oo y a las 18:oo horas.

Una representación de  ACPI estuvo presente  en la inauguración de la exposición «En los confines de Oriente Próximo» , la Presidenta  Sully Fuentes y RRPP  María Rosa Jordán

Relatos del Viento

 

Por Vicente López Pérez

 

El pasado mes de Enero, en el Museo de América de Madrid por iniciativa de Adama y con la financiación del AECID (Agencia Española de Cooperación y Desarrollo) se impartió un taller sobre “La Biblioteca Inmaterial, Tradición Oral y Pertenencia”, ofrecido por la Asociación Cultural Relatos del Viento, a través de dos de sus integrantes el D. Pablo Rosalía (Lic. En Comunicación Social por la Universidad de Córdoba (Argentina) y Dña. Patricia Rionda (Lic. En Psicología por la Universidad de Oviedo (Asturias).

Partiendo de la base que todos recibimos de nuestro entorno más inmediato a lo largo de nuestras vidas información verbal que nos relaciona con nuestro pasado más ancestral, familiar, vecinal, territorial, cultural etc., y concretando que estas informaciones que adquirimos, guardamos celosamente y en un momento dado podemos recuperar, forman parte de nuestra Historia yTradición Oral, iniciamos esta andadura.

 

Los objetivos del taller fueron la transmisión a los participantes de herramientas metodológicas y pedagógicas, basadas en las experiencias directas de campo, la sensibilización sobre el valor de las Tradiciones Orales como elementos Culturales y genuinos que contribuyen al fortalecimiento de las identidades regionales y como ejemplo el resaltar el pasado-presente originario inscrito en la oralidad como parte de la cosmovisión de las culturas campesinas del norte de la Provincia de Córdoba (Argentina) lugar donde se llevaron y llevan a cabo estos trabajos de recopilación y guarda de lasTradiciones Orales de la zona.

RELATOS DEL VIENTO

Todo un proyecto de presente explicado por D. Pablo Rosalía: “hay varios caminos para contribuir al fortalecimiento de las culturas campesinas tradicionales: uno de ellos, revalorizando sus saberes, sabidurías y creencias ancestrales que se han transmitido generación tras generación desde tiempos inmemoriales. Y es este el eje que vertebra a los distintas acciones que desde el 2005 la Asociación Cultural Relatos del Viento viene llevando a cabo junto a comunidades campesinas y sectores vulnerables del Norte de la Provincia de Córdoba (Argentina) En esta región –parte del Chaco semi-árido- el desmedido avance de la frontera agropecuaria está terminando con los últimos bosques vírgenes de la provincia, desarticulando y expulsando a las sociedades campesinas tradicionales, generando envenenamiento y contaminación a gran escala por la aplicación de agro tóxicos y abriendo la puerta a modelos socio-culturales ajenos a estas realidades. Pero estos frentes encuentran terreno fácil para avanzar: un debilitamiento, desvalorización y subestimación de la cultura popular y campesina (con fuerte raigambre en lo originario) que viene de larga data. Se trata en suma, de fortalecer la identidad desde sus bases genuinas, de realzar lo auténtico de estas identidades regionales: sus conocimientos, creencias y cosmovisiones que han heredado oralmente. Y esto excede por supuesto, la mera recopilación “folklórica” o salvaguarda de las Tradiciones Orales. En todo caso, es un positivo efecto secundario. Se trata de generar junto a las comunidades una primera recopilación intensiva (sobrge todo, porque están falleciendo los últimos ancianos representantes de formas y prácticas de vida casi desaparecidas) y que esos resultados, ese fondo documental sea el combustible que alimente proyectos educativos, culturales y productivos. Es lo contrario a dejar las Tradiciones Orales muertas en un cajón o archivo: es dinamizarlas para aportar al fortalecimiento y reconstrucción del tejido simbólico, cultural y productivo. Es meter con ilusión la mano en el costal para arrojar las semillas en la tierra removida. Y esa tierra pareciera volver a ser fértil en Latinoamérica: hace ya varios años que se ha retomado con fuerza –inclusive, voluntad política en algunos casos- la búsqueda de un tipo de hombre: el latinoamericano. Por eso estas acciones no han de hacerse aleatoriamente: deben ser iniciativas basadas en las sugerencias y propuestas de la misma comunidad, nacidas por este movimiento seminal”.

Mas información en www.relatosdelviento.org

relatos del viento 2

Tras la pista de Pérez Galdós en Las Palmas

 

Por José Manuel González Torga

 

Para cualquier lector de obras de Pérez Galdós, o espectador de versiones audiovisuales de algunas de ellas, una visita a Las Palmas brinda la oportunidad de acercarse a la Casa-Museo del célebre escritor. Por algo la que fue su casa natal (10 de mayo de 1843) y vivienda familiar hasta que marchó a la Península, en la calle Cano del barrio de Triana, constituye una estación obligada, digna de una parada sin prisas, en los itinerarios del turismo cultural por la isla de Gran Canaria y, en particular, por la capital.

Así pues, los participantes en el XXXIII Congreso Nacional de la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET), teníamos programado un alto en la Casa-Museo Pérez Galdós para conocer los recuerdos que alberga y respirar, en su ambiente, la atmósfera evocadora de la máxima figura canaria de las Letras, de primerísima línea en España y también por encima de muchas fronteras.

Ampliada con un edificio colindante, la Casa-Museo es una vivienda originaria de finales del siglo XVIII, renovada y adaptada para la función museística. Conserva los rasgos esenciales de su estilo histórico canario, con dos patios, y unas habitaciones y dependencias que albergan muebles, obras de arte, libros y objetos diversos de las viviendas del escritor en Madrid y en Santander, con lo que quedaba en Las Palmas.

Hay mobiliario diseñado por el propio Benito Pérez Galdós, para biblioteca, despacho y, por ejemplo, comedor.

Abundan las obras de arte. En pintura destaca el retrato que le hizo Joaquín Sorolla, en 1894, sentado muy cerca de una marina, que podría sugerir un paisaje originario compartido por el retratado y el retratista; en la misma sala, sendas pinturas dedicadas, de Aureliano de Beruete y del palmero Manuel González Méndez, así como otros apuntes de pequeñas dimensiones y tema marino, debidos al propio Pérez Galdós.

Tiene interés la caricatura de Luis Bagaría, uno de las firmas consagradas en ese tipo de dibujo intencionado, que capta a Galdós en una tertulia madrileña con otros literatos, como Benavente, los hermanos Álvarez Quintero y Ángel Guimerá. Hay asimismo curiosas fotografías.

En pantalla se puede ver la única filmación que se conoce con presencia de don Benito Pérez Galdós, formando parte del documental “¿Qué es España?”, conservado en Valencia en el organismo regional de cinematografía.

Escultura monumental de Victorio Macho

Para recibir a los visitantes a lo grande está una escultura monumental, salida del estudio de Victorio Macho, en los años 20 del pasado siglo. Antes tuvo otros emplazamientos; había sido concebida para formar parte de un conjunto expuesto al viento y las sales del océano que, en efecto, incidieron sobre la piedra, como había previsto el artista que la cinceló. Finalmente la obra recala en esta Casa-Museo. Además, sobre el aparador del comedor – procedente de la villa “San Quintín”, del escritor en Santander- se ha colocado un busto de Galdós, en terracota, modelado por el escultor alicantino Vicente Bañuls.Galdos

A título de curiosidad será ilustrativo añadir que, en espacios públicos de Las Palmas, cabe contemplar otros dos monumentos galdosianos: la escultura en bronce realizada por Manuel Bethencourt, con inspiración en el original de Victorio Macho, y que está situada frente al Teatro Pérez Galdós; y la estatua cuyo autor fue Pablo Serrano y que ocupa un lugar visible en la Plaza de la Feria. El culto al prolífico autor en la ciudad tiene una manifestación evidente en el populoso barrio de Schamann, cuyas calles están copadas con los rótulos tomados de obras y personajes salidos de la pluma de don Benito.

En librerías de la Casa-Museo de la calle Cano se alinean numerosas obras de la biblioteca del escritor, con múltiples ediciones y traducciones de la bibliografía de su cosecha. En vitrinas, cantidad de originales manuscritos, pruebas de imprenta con correcciones del autor, así como otros documentos muy diversos de su archivo particular. Al rescate de recuerdos procedentes del chalet santanderino de “San Quintín” contribuyó decisivamente el cronista oficial de la capital cántabra, Benito Madariaga de la Campa, que ostentaba el título de “Galdosiano de honor” y es autor, entre otros libros, de “Pérez Galdós en Santander”. Hay que recurrir a sus páginas para conocer los entresijos de la querencia de Galdós por su chalet, próximo a las playas de La Magdalena y del Sardinero, ha tiempo desaparecido bajo la piqueta bárbaramente agresiva contra un edificio tan singular como la imagen del literato, que algunos trataban de borrar.

Podremos averiguar muchos detalles, como la compra de los terrenos al Marqués del Robrero, para edificar el palacete, al decir de la Condesa de Pardo Bazán, y poder disponer de jardín y de una huerta. De la tendencia a rodearse de una fauna variopinta da idea esta concreción por parte de Benito Madariaga que es además, Doctor en Veterinaria: [[ llegó a tener en “San Quintín” dos cabras, llamadas “Quintina” y “La Chica”; dos gansos, a los que bautizó “Rinconete” y “Cortadillo”; y hasta tres perros, llamados “Polo”, “Titi” y “Canario”]].

Con otro jardinillo contó don Benito en la casa madrileña al comienzo de la calle Hilarión Eslava, donde queda memoria de su residencia hasta el final de sus días, entre las tinieblas de la ceguera. Pero lo que, desde hace muchos años, son edificios de pisos en régimen de propiedad horizontal, entonces era un terreno con un hotelito de estilo árabe. Así lo definía un periodista célebre, José Mª Carretero Novillo, que firmaba como “El Caballero Audaz”. Éste cultivó, durante largo tiempo, relaciones de amistad con el autor isleño, que entró en la Academia Española, con asiento en el sillón de la letra N, y figuró como candidato al Nobel. Le entrevistó para la revista La Esfera y esa conversación abre las sostenidas con una extensa colección de celebridades que, llevadas al libro, ocupan varios tomos, bajo el título general de “Galería”.
Cuando “El Caballero Audaz” le pregunta que cuánto le han producido sus libros, el laureado escritor asegura: “A mí, muy poco; a otros, los han hecho ricos”.

Dibujaba a sus criaturas literarias

Aquel famoso entrevistador, que se batió en duelo catorce veces y resultó herido unas cuantas, conocía y admiraba ya desde la niñez a don Benito y, desde la primera visita que le hizo, en el número 132 de la calle de Hortaleza, su residencia por entonces, recordaba algunas cosas escuchadas: “…antes de crear literariamente los personajes de mis obras, los dibujo con el lápiz, para tenerlos después delante mientras que hablo de ellos…Es muy curioso…Tengo dibujados a lápiz todos los personajes que he creado…”

Pérez Galdós contribuyó a encarrilar por el camino de las letras, a muy temprana edad, a José Mª Carretero. También ayudó, al parecer, a Valle Inclán, quien aspiraba, inicialmente, a trabajar en el teatro como intérprete. La profesora Mª Paz Díez Taboada, en su texto introductorio a una edición que incluye “Voces de gesta” y “Cuento de abril”, del autor galaico, evoca: “…en 1898 le escribe a Pérez Galdós pidiéndole su apoyo para ser admitido como actor en alguna compañía teatral. Debió de prestárselo Galdós y también Benavente, pues Valle-Inclán debutó poco después en dicho teatro con la obra benaventina “La comida de las fieras”; pero su carrera de actor fue truncada por la pérdida de la mano izquierda a causa de la herida que en una famosa pelea le infligió el escritor Manuel Bueno”.

Entre los amigos canarios de Galdós, con mayor recorrido, sobresale Fernando de León y Castillo, nacido en la ciudad grancanaria de Telde, donde está abierta su propia Casa-Museo. Diputado y senador por el Partido Liberal, ministro, primero con la cartera de Ultramar y luego con la de Gobernación, terminó su existencia en Biarritz, mientras seguía al frente de nuestra Embajada en Paris. León y Castillo había sido coeditor y director de la Revista de España, en la que publicó, por entregas, la novela de más éxito de Juan Valera: “Pepita Jiménez”. El mismo Fernando de León y Castillo escribe, como memorialista en “Mis tiempos”, sobre quien centra nuestra atención: “Otra de las joyas de la literatura española contemporánea publicose también, por vez primera y en igual forma, en las páginas de la Revista de España. Es la novela “Doña Perfecta”, de Benito Pérez Galdós. Había ya debutado mi paisano y amigo como novelista y consagrábase al periodismo político. En la misma Revista de España, Galdós escribió con frecuencia, ya revistas políticas, ya críticas musicales”.

“Vinos de Pérez Galdós”, firma familiar

La familia de Galdós poseía propiedades rústicas en el pueblo de Valsequillo, así como viñedos en el Monte Lentiscal (comarca de Santa Brígida), cuya cosecha les permitía elaborar su marca “Vinos de Pérez Galdós”.
Don Benito tuvo su faceta política. El dedo de Sagasta le designó diputado por el distrito puertorriqueño de Guayama, sin desembarcar en aquellas tierras. Ocupó su escaño, cambiando el cometido que antes había tenido en la tribuna de Prensa. Volvió a ser diputado, en 1907, por Madrid, en función de su alineamiento republicano; en 1910, como republicano-socialista, con Pablo Iglesias; y, en 1914, nuevamente obtiene su acta como diputado republicano por Las Palmas, a donde no había vuelto desde veinte años atrás.
Nuestro hombre viajó ampliamente por España, así como a varios países europeos. Estuvo invitado a ir a Buenos Aires, pero no se animó a realizar esa travesía, entre otras cosas porque rechazaba vestirse de etiqueta y preveía la asistencia a actos que la impondrían. Por otro lado, tuvo la intención de pasar un par de meses en Cuba para documentarse, sobre el terreno, con vistas a otro de sus “Episodios Nacionales”, que no alcanzó a llevar al telar.

Solterón, mujeriego y gran trabajador

Solterón empedernido, a Benito Pérez Galdós, nada menos que su médico, el endocrinólogo Gregorio Marañón, lo tipifica como “super-viril y mujeriego”.

Se impone el retorno a la lectura de las páginas bien informadas de Benito Madariaga: “Hacia 1883, año en que Emilia Pardo Bazán se separó de su marido, inicia [Pérez Galdós] su amistad y correspondencia con la escritora gallega, que duró hasta 1915, con la que tuvo unos amores que ambos ocultaron cuidadosamente. En los viajes que realizaron, visitaron Zúrich, Múnich, Núremberg, Fráncfort y tenían previsto ir juntos a Moscú. A la vez mantuvo don Benito relaciones con Concha Morell, a la que dio un papelillo en el drama “Realidad” y a cuyo estreno, el 15 de marzo de 1892, asistió doña Emilia”.Galdos1

“Otros dos amores – reseña más adelante Madariaga de la Campa – van a tener una proyección en Santander: los de Concha Morell y Lorenza Cobián, la madre esta última de su hija María”. La niña nació en la capital de Cantabria, en 1890. “Su último y gran amor – enfatiza el cronista santanderino – fue la viuda vasca Teodosia Gandarias Landete”.

Como era lógico y natural, la visita a la Casa-Museo de Galdós nos ha llevado a otras pesquisas sobre su personalidad y algunas de sus andanzas. Del espíritu independiente de Galdós, afín a Sagasta durante años, da idea su opinión cuando, en “Recuerdos y Memorias”, valora a Cánovas del Castillo, asesinado en el balneario guipuzcoano de Santa Águeda, como “el más alto de nuestros estadistas”.
En definitiva, la herencia más valiosa que nos queda es la obra galdosiana: los 46 volúmenes, agrupados en cinco series, de los “Episodios Nacionales”; las novelas del maestro del realismo; las obras teatrales y el resto de sus libros; a todo lo cual hay que añadir su labor periodística, dispersa en las hemerotecas.

Eduardo Marquina le dedica un poema inspirado ante sus restos mortales, en su último escritorio de la calle de Hilarión Eslava. Finaliza así:

Ahora aprendo en tu labio, aunque no hable;
y leo , aunque hayas muerto, en tu mirada;
y entrego a España el ejemplo admirable
de tu energía hasta el final gastada:
“Sembró ciencia y amor, sueños y besos;
para trillar azul, segó lo bajo;
hoy da a la tierra, la piel y los huesos;
y todo el resto se lo dio al trabajo”.

Si de algo no cabe duda es de que don Benito Pérez Galdós trabajó como un titán.

Real Academia de las Artes de San Fernando

 

Por Vicente López

 

En las inmediaciones de la en estos días tan renombrada, Puerta del Sol de Madrid, a tan solo unos escasos metros de distancia; se encuentra una de las grandes joyas de la Villa.

Escondida tras una fachada, soberbia y sin estridencias, se ubica La Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando. En su interior encontramos uno de los Museos más espléndidos de la Capital, tan inmenso en su contenido, que nadie que resida ó esté de paso por Madrid debería dejarlo de visitar.

La Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando, fue creada en 1752 bajo el reinado de Fernando VI, como un sitio donde se pudiera aprender el dominio de las artes, como la pintura, escultura ó arquitectura. La primera ubicación de la Real Academia estuvo en la Plaza Mayor en lo que se llamaba ?La Casa de la Panadería?, y fue en 1773 bajo el reinado de Carlos III, que por falta de espacio, deciden trasladarse al
Palacio de don Juan de Goyeneche, sito en la calle Alcalá Nº 13, edificio de estilo barroco, obra del arquitecto Churriguera, siendo este reformado para instalar la Academia, al nuevo gusto neoclásico que imperaba en la época, por el arquitecto don Diego de Villanueva. La Academia continúa funcionando en este espectacular inmueble hasta nuestros días.

El solo hecho de pensar que entre esas paredes, estudiaron la técnica y buscaron la excelencia, muchos de los grandes maestros, cuyas obras hoy se exponen en los mejores museos, como Goya, Velázquez, Durero, Tapies, Schommer, Vazquez Diaz, Vicente López,Picasso ó Dalí entre o tros muchos nombres, sitúa a la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando y al edificio que la alberga, en un Museo con una energía especial; dada esta, por haber sido algún día la escuela matriz, donde muchos de los grandes talentos de España y del mundo, pudieron formarse y tallarse. Las obras de arte, de alguna manera son el reflejo de una mirada singular, del legado del saber humano de una determinada época; de su forma de sentir y de pensar, de sus técnicas y aspiraciones. Por esto, una visita por las distintas salas del Museo, donde se exponen obras de muchos de los grandes artistas allí formados, son un paseo por la historia del arte a través del tiempo y las tendencias, pero expuestas como en casa.

En la visita que realizamos, fuimos guiados é ilustrados de los pormenores y detalles más importantes de las obras y de sus autores, por el apasionado y bastísimo conocimiento del arte, de Doña Mercedes González Amezúa, que también es arte y parte principal en el funcionamiento del museo.

realacademia1
Corresponsales visitaron la Real Academia

En los años 40 las funciones formativas de la Academia, pasaron a manos de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense. Actualmente la Academia posee este importantísimo Museo, que cuenta en sus colecciones con más de 1400 pinturas, 600 esculturas y más de 15000 grabados y dibujos entre ellos los de Goya, que fue uno de los grandes maestros y académicos, y que allí quiso dejar parte importantísima de su obra.
Por motivos presupuestarios y dado la grandísima superficie en varias plantas que alberga el Museo, la visitas solo se hace por las mañanas actualmente.

Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
Calle Alcalá, 13 ? Madrid
rabasf.insde.es
Tf – + 34 91-524 10 34