La fuerza conmovedora de Tosca en el Teatro Real

Por Norma Sturniolo

Tosca, melodrammaen tres actos con música de Giacomo Puccini (1858-1924) y libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, basado en la obra La Tosca (1887) de Victorien Sardou, se estrenó en el Teatro Costanzi de Roma el 14 de enero de 1900 y al final de aquel año, en el Teatro Real el 15 de diciembre de 1900.
Este mes de julio de 2021 se representará una coproducción del Gran Teatre del Liceu de Barcelona y el Teatro de la Maestranza de Sevilla.

Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real (Coro Intermezzo y Orquesta Sinfónica de Madrid)).Director musical: Nicola Luisotti, Director de escena y escenógrafo: Paco Azorín, Figurinista: Isidre Prunés, Vestuario de Floria Tosca: Ulises Mérida, Iluminador: Pedro Yagüe, Vídeo: Alessandro Arcangeli, Coreógrafo: Carlos Martos de la Vega, Director del coro: Andrés Máspero. Hay tres repartos: Floria Tosca: Sondra Radvanovsky (días 4, 7, 10, 13, 16, 19, 22), Maria Agresta (5, 8, 11, 14, 17, 20, 23) y Anna Netrebko (21, 24).Mario Cavaradossi: Joseph Calleja (4, 7, 10, 13, 16, 23), Michael Fabiano (5, 8, 11, 14, 17, 20), Yusif Eyvazof (21, 24) y Jonas Kaufmann (19, 22),Barón Scarpia: CarlosÁlvarez (4, 7, 10, 13, 16, 19, 22), Gevorg Hakobyan(5,8,11,14,17,20,23),y Luca Salsi (21,24).

Será retransmitida en pantalla grande en el exterior del Teatro Real el 10 de julio con el aforo limitado previa solicitud a través de la web de la institución. Ese mismo día se emitirá también en la plataforma My Opera Player y se podrá ver en TV2 a las 23 horas del día siguiente.

Foto: Javier del Real

Cuando Giacomo Puccini asistió en 1889 a la representación del melodrama La Tosca de Victorien Sardou en el Teatro de iFilodrammatici de Milán donde el papel de Floria Tosca lo interpretaba una leyenda teatral como era Sara Bernhardt, quedó fascinado con la obra e inmediatamente escribió a Giulio Ricordi con el fin de que obtuviera el permiso de Sardou para realizar una ópera. Finalmente, fue en el verano de 1896, año del estreno de La Bohème, cuando comenzó a trabajar en la obra y la terminó en 1899. A partir de su estreno en 1900 el éxito de la misma fue continuo .

El libreto fue escrito por Luigi Illica y Giuseppe Giacos aquienes ya habían trabajado con Puccini en La Bohème. Los libretistas redujeron los cinco actos de la pieza teatraldel dramaturgo francés a tres actos, dejando de lado muchas explicaciones históricas que se encuentran el la obra de Sardou. La ópera comienza en la iglesia de Sant´Andreadella Valle, en Roma, adonde va a esconderse Cesare Angelotti, cónsul de la extinta República romana. Es un preso político que se ha fugado de la cárcel del castillo Sant´Angeloy se dirige a la Iglesia porque su hermana, la marquesa Attavanti, le ha dejado ropa  femenina para que disfrazado pueda huir  del jefe de policía, Scarpia. El pintor Cavaradossi había visto a la marquesa y creía que su permanencia en la Iglesia se debía a devoción. Al contemplar su belleza, decidió otorgar los rasgos de la marquesa a la imagen de Maria Magdalena que está pintando. Cavaradossi y Angelotti se encuentran y el pintor le dice que se refugie en el pozo de su casa de campo lo que es aceptado por Angelotti. La amante de Cavaradossi es la cantante Floria Tosca que al reconocer en el retrato de Maria Magdalena a la marquesa Attavanti siente celos y su carácter celoso la perderá a ella y a su amante asicomo los celos pierden a Otello y su mujer.

La fuerza conmovedora de esta ópera se produce por la perfecta conjunción de libreto y música en la que los leitmotivs crean un continuum donde los retratos de los personajes están perfectamente delimitados, música sabiamente dirigida por Nicola Luisotti.

En Tosca el pérfido Yago será el jefe de policía Barón Scarpia, más siniestro que el Yago shakespeariano. Scarpia se da cuenta de que Angelotti se escondió en la iglesia y que Cavaradossi lo ayudó a escapar. Sabiendo que Tosca es celosa trama un ardid: Para llevar a un celoso al desastre/Yago tenía un pañuelo…y yo tengo un abanico. Cuando regresa Tosca a la iglesia, Scarpia le sale al encuentro y le muestra el abanico haciéndole creer que es el de una mujer que lo habría olvidado al ser sorprendida con su amante. Invadida por los celos,Tosca va a la casa de campo y Scarpia hace que la sigan para apresar a Angelotti, a Cavaradossi y satisfacer su lascivia, su lúbrico deseo de Tosca. Mientras tanto, se decide celebrar con un Te Deum la  supuesta victoria sobre las tropas napoleónicas.

Foto: Javier del Real

Cavaradossi es apresado y llevado al Palacio Farnese donde es sometido a tortura para que confiese el paradero de Angelotti. Tosca llega al despacho del Palacio Farnese donde está Scarpia que la ha mandado llamar porque sabe que ella no soportará el sufrimiento de su amado y, en efecto, ella termina revelando el escondite de Angelotti. En medio de esta fuerte tensión dramática se anuncia que Napoleón ha vencido y Cavaradossi canta la victoria de la libertad, pero es condenado al patíbulo. Cuando Scarpia se queda solo con Tosca le confiesa su deseo de hacerla suya y de esa forma ella podrá  salvar a Cavaradossi. Ahí se produce la bella aria Vissid´arte, vissid´amore en la que Tosca vierte su dolor que comienza:He vivido para el arte, he vivido para el amor,/¡nunca le he hecho mal a nadie …! / Con mano discreta/ he aliviado cuantas miserias he conocido…/Siempre con fe sincera/ he elevado mis plegarias(….). Ella da muestras de que accederá y Scarpia promete que el fusilamiento de Cavaradossi será fingido  y firma un salvoconducto que le pide Tosca para que ella y su amante puedan huir. Cuando Scarpia se acerca a Tosca, ella lo apuñala. Tosca corre al Castillo de Sant´Angelo donde Cavaradossi expresa bellamente su deseo de vivir en el aria antológica E lucevan le stelle (Y brillaban las estrellas) con un texto espléndido donde hay un estallido de riqueza sensorial recordando el pasado tan bello que hace exclamar al condenado a muerte: ¡Y nunca he amado tanto la vida! Llega Tosca. Le cuenta todo lo sucedido y le dice que debe fingir su ejecución.

Paco Azorín ha sabido mostrar los entresijos de una alianza entre el poder de la iglesia y el poder temporal y ha realizado un trabajo actoral con los estupendos cantantes para que sean a la vez excelentes actores que expresen toda la complejidad de los sentimientos humanos.

Es magnífica la emoción del encuentro, la ansiedad de la espera de lo que creen será un fusilamiento simulado. Después de una desesperante espera, se produce el fusilamiento real  y Tosca descubre la dolorosa verdad. Llegan los esbirros de Scarpia en busca de Tosca por el asesinato del jefe de policía y ella se  arroja al vacío desde la torre del castillo gritando la admonitoria frase: ¡Oh Scarpia, nos veremos ante Dios! l desastre/Yago tenía un pañuelo…y yo tengo un abanico. Cuando regresa Tosca a la iglesia, Scarpia le sale al encuentro y le muestra el abanico haciéndole creer que es el de una mujer que lo habría olvidado al ser sorprendida con su amante. Invadida por los celos, Tosca va a la casa de campo y Scarpia hace que la sigan para apresar a Angelotti, a Cavaradossi y satisfacer su lascivia, su lúbrico deseo de Tosca. Mientras tanto, se decide celebrar con un Te Deum la  supuesta victoria sobre las tropas napoleónicas.

Foto: Javier del Real

La fuerza conmovedora de esta ópera se produce por la perfecta conjunción de libreto y música en la que los leitmotivs crean un continuum donde los retratos de los personajes están perfectamente delimitados, música sabiamente dirigida por Nicola Luisotti. El clima de poder opresivo y oscurantismo se opone a la belleza del arte y los deseos de libertad ya desde el comienzo de la ópera donde la libertad perseguida es encarnada por Angeolotti y la fuerza de la imaginación liberadora en Cavaradossi  detestada por el servil y cobarde sacristán que odia cualquier atisbo de libertad incluso la libertad artística como la de elegir una modelo para el retrato de Maria Magdalena.

Paco Azorín ha sabido mostrar los entresijos de una alianza entre el poder de la iglesia y el poder temporal y ha realizado un trabajo actoral con los estupendos cantantes para que sean a la vez excelentes actores que expresen toda la complejidad de los sentimientos humanos.

Un magnífico broche de oro de final de temporada para un teatro que con absoluta justicia ha ganado el premio al Mejor Teatro de Ópera del Mundo