La sabiduría emerge de la fusión de culturas

 

ENTREGA de PREMIOS DE PERIODISMO INTERNACIONAL Y DE COOPERACIÓN

 

rector-y-artista-con-premio-unia

 

 

Escultura “Sabiduría”, del artista Juan Mínguez (Juan Up)

Por Rosa Peñasco

 

Soy escritora y el jueves 25 de mayo, tuve el privilegio de ser invitada a la Casa de América, al Acto de Entrega del Premio Cooperación 2016 por parte de ACPI. Creo que toqué el cielo… Primero porque desde que tuve la suerte de recorrer varios de sus hermosos países, América cambió mi vida para siempre y es un honor poder decir, muy alto, que la amo con todo mi ser. Segundo porque adoro las letras desde que tengo memoria y hasta me declaro adicta a los juegos de palabras, a la literatura y a la escritura en general. Y por último porque valoro, respiro, amo y necesito vivir con ARTE. Así que, en esa nube de la Casa de América, letras y arte, no es difícil tocar ese cielo al que me referí al principio…   

TROFEO-sabiduria

Sin embargo, hoy quisiera resaltar la belleza, profundidad, enorme poder artístico, fuerza y gran simbolismo de la escultura “Sabiduría”, del polifacético artista Juan Mínguez (Juan Up), con la que ACPI galardonó a UNIA. Podría comenzar diciendo que la escultura en cuestión llamó la atención de cuantos allí estábamos porque, de una larga fila de trofeos destinados a los diferentes premios del periodismo internacional, “Sabiduría” era una pieza única, no clonada ni copiada y por tanto diferente e inigualable a otras desde el principio. Además, también era la única figura de color azul océano, frente al ya más habitual tono bronce que todos conocemos. Y por último, se entronaba sobre una elevada y bellísima peana de mármol gris, casi plateado, haciéndola altiva y más única todavía. Pero como ocurre casi en todas las cosas, lo mejor tenía lugar cuando te acercabas a la pieza en cuestión y podías admirar sus detalles. Y ahí sí que como diría un buen tango y una pasional copla: se me puso la sangre de pie… “Sabiduría” puede ser apreciada desde diversos ángulos. En uno de ellos destacan dos perfiles muy diferentes que bien pueden representar la mezcla de dos culturas con las correspondientes etnias y multiculturas que albergaron y por suerte albergan América y España. Sin embargo, de todos es sabido que lo importante es la síntesis o la gran conclusión que surge de la mezcla de la tesis y la antítesis. Y allí estaba el bellísimo ángulo de la escultura que representaba el encuentro de culturas, la riqueza de la mezcla y el gran crecimiento que surgió con la fusión entre América y España: un anciano sabio, símbolo de humanistas que ya no quedan, de ancestros sagrados y de tiempos inmemoriales, con sus arrugas y una larga barba icono de máximo respeto que, además, hacía el precioso guiño de representar un barco al final de esa barba. Y de color azul océano: el mismo océano que fue camino de ida y vuelta en pro del conocimiento recíproco.

Es inevitable y no puedo pasar estas líneas sin felicitar a UNIA por su premio, a ACPI por su entrega y al escultor Juan Mínguez (Juan Up), por su maravillosa “Sabiduría”. Un artista de nuestro tiempo, formado en múltiples disciplinas siempre relacionadas con el arte, experto en videoarte, fotografía digital y escultura. En definitiva: un carácter polifacético que no le permite dejar de investigar y crear ni un sólo momento del día durante toda su vida. Aquí está su “Sabiduría”, junto a otras de sus geniales obras.