El profesor Buela disertó sobre la metapolítica y el Papa Francisco

acpi logo letras_OK

 

Tal y como había sido anunciado, el profesor argentino Alberto Buela desarrolló, en el madrileño Centro Internacional de Prensa, una exposición, abierta al coloquio,  sobre la metapolítica y el Papa Francisco.

La metapolítica –término ya utilizado por una figura española del siglo XVII- no es una metafísica de la política sino que estudia fenómenos que afectan a lo que debería ser su realidad auténtica, falseándola; así, por ejemplo, se pretende hacer creer  a la población que toma decisiones, que ya le vienen predeterminadas por conciliábulos que no conoce.

Desde el conocimiento próximo en Argentina al jesuita Jorge Bergoglio, el filósofo y diestro comunicador Alberto Buela contrapuso el respaldo de los polacos con que contó, en su día, Juan Pablo II, con la actitud de los argentinos respecto al Papa Francisco; los compatriotas de este último están dispuestos a hacerse una foto él, pero sin una sintonía comparable a la que había en el otro caso de referencia.

Puso de relieve que  el actual Pontífice, por la orden a la que pertenecía y el tipo de formación en la época, cuenta con más preparación en Sociología que en Teología. Otra cosa es que, como afirma el hermano sacerdote del conferenciante, un Papa ha de estar  asistido por el Espíritu Santo.

Un aspecto también  abordado fue la pérdida creciente de lo sacro en el ámbito católico. Puso el ejemplo de la celebración de la misa, en un pequeño pueblo argentino, con varios perros suelos por el templo.

El ponente estuvo presentado, con unos breves trazos, por el periodista  José Manuel González Torga, en su condición de presidente de la Asociación de Corresponsales de Prensa Iberoamericana (ACPI), entidad organizadora del acto, con el carácter de sesión informativa.

Foto tomada de internet de http://www.lamoncloa.gob.es/serviciosdeprensa
Fachada del Centro Internacional de Prensa, Madrid Foto tomada de internet de http://www.lamoncloa.gob.es/serviciosdeprensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *