Schubert, Wolf y F. Martin en el Teatro de la Zarzuela

      Norma Sturniolo

Melancolía, humor y estremecida religiosidad en obras de Franz Schubert, Hugo Wolf y Frank Martin en el Teatro de la Zarzuela

El barítono Florian Boesch y el pianista Justus Zeyen en el Teatro de la Zarzuela Foto de Rafa Martín

En estos tiempos difíciles necesitamos tener recursos internos para hacer frente no solo a la vulnerabilidad física sino también a la psicológica y el arte proporciona goce, energía, fuerza tal como quedó demostrado con la reacción fervorosa del público en la inauguración del XXVII ciclo de Lied en el Teatro de la Zarzuela. Las composiciones de los tres músicos elegidos, F. Schubert (1797-1828), H. Wolf (1860-1903 )y F. Martin (1890-1974) que, a pesar de las dificultades por las que atravesaron, trascendieron su realidad inmediata, ayudaron al público a trascender también la difícil realidad actual. Y, por supuesto, el buen hacer del barítono Florian Boesch y el pianista Justus Zeyen. Y, un añadido importante, para no congelar el júbilo, como diría el gran Benedetti, a ese buen hacer, se sumaron un derroche de simpatía, calidez y buen humor por parte de los intérpretes, que desencadenó una total empatía en el público. En estos tiempos difíciles necesitamos tener recursos internos para hacer frente no solo a la vulnerabilidad física sino también a la psicológica y el arte proporciona goce, energía, fuerza tal como quedó demostrado con la reacción fervorosa del público en la inauguración del XXVII ciclo de Lied en el Teatro de la Zarzuela. Las composiciones de los tres músicos elegidos, F. Schubert (1797-1828), H. Wolf (1860-1903 )y F. Martin (1890-1974) que, a pesar de las dificultades por las que atravesaron, trascendieron su realidad inmediata, ayudaron al público a trascender también la difícil realidad actual. Y, por supuesto, el buen hacer del barítono Florian Boesch y el pianista Justus Zeyen. Y, un añadido importante, para no congelar el júbilo, como diría el gran Benedetti, a ese buen hacer, se sumaron un derroche de simpatía, calidez y buen humor por parte de los intérpretes, que desencadenó una total empatía en el público.

Florian Boesch Foto de Rafa Martín


El barítono austríaco Florian Boesch está dotado de una magnífica expresividad canora y actoral y el pianista Justus Zeyen es un extraordinario acompañante.
El recital comenzó con el lied shubertiano Waldesnacht donde aparece un héroe cabalgando en la fría noche del bosque y, como es habitual en los lieder románticos, la naturaleza y la noche se aúnan para profundizar en lo misterioso y también en la tristeza. Un lied lleno de sugerentes imágenes como la de murmullo de los manantiales que evocan flores de dolor. Sin embargo, la tristeza no lo invade todo, aparece el impulso de la vida por liberarse de sus cadenas y puede sentirse el aliento creativo invadiendo las almas. En Im Frühling, la naturaleza radiante desencadena un recuerdo de felicidad cuando el narrador caminaba junto a su pareja. En el presente la primavera sigue mostrando su esplendor como siempre, pero lo que ha cambiado son los sentimientos del narrador que se encuentra solo con su dolor y su amor. En Das Heimweh se canta la añoranza de la tierra natal , de la nativa tierra alpina por alguien que está constreñido en la ciudad. En Abendstern hay una serena aceptación de la soledad con la metáfora de una estrella vespertina . El apartado dedicado a Schubert culminó con Herbst, aquí el otoño sirve de metáfora para la desaparición de la esperanza. Tanto el barítono como el pianistas supieron transmitir con elegancia la delicadeza de estas piezas.
Después de Schubert (1797-1828), le llegó el turno a Hugo Wolf (1860-1903) y pudimos escuchar una selección de su Italienisches Liederbuch. Este compositor obtuvo el mayor reconocimiento por su obra liderística en la que aplicó al lied alemán la concepción wagneriana. Insistió en la idea de igualdad entre las palabras y la música derivada de los dramas musicales wagnerianos. Consiguió una fusión total de poesía y música, voz y piano. Los Italienisches Liederbuch son una compilación de poemas anónimos italianos traducidos al alemán por Paul Heyse y publicados en 1860. Wolf se interesó en la colección, particularmente, en los rispetti que son canciones cortas fundamentalmente de temas amorosos, escritos con frecuencia en ocho versos decasílabos o endecasílabos.
Musicalizó algunos textos convirtiéndolos en unas bellísimas canciones breves. La colección está organizado en dos libros con 22 y 24 lieds. La primera parte fue compuesta en 1892 y la segunda, en 1896. Esta distancia entre la primera y segunda parte está relacionada con los desequilibrios emocionales del compositor. En su vida se alternaban periodos depresivos que lo incapacitaban para componer y otros de gran inspiración. No cabe duda de que sus Italienisches Liederbuch están entre lo mejor de su obra y Wolf era consciente de ello. Es bien conocida la estima que sentía por esta colección. Llegó a afirmar que era su trabajo más original y más artísticamente logrado.
Un año antes de la aparición de la segunda parte, compuso la ópera, Corregidor basada en El sombrero de tres picos de Pedro Antonio de Alarcón. Hay que recordar que también musicalizó poemas españoles del siglo XVI y XVII en sus Spanisches Liederbuch en 1890.
La selección elegida de sus sus Italienisches Liederbuch ha sido una muestra perfecta de la expresión de delicadeza, ternura, amor, y humor propia de la obra.
El barítono Florian Boesh supo transmitir los matices de los textos y llegó al público también por su poder comunicativo. Gesticulando con sus manos evocó en Auch kleine Dinge las pequeñas cosas a las que se refiere el lied como unas perlas, una pequeña aceituna o una rosa y cómo ellas pueden deleitarnos. También supo comunicar todo el humor contenido en Geselle, wolln wir uns in Kutten hüllen que muestra cómo planear una pícara mentira. Y asimismo, pudimos disfrutar la estupenda expresividad en Heut Nacht erhob ich mich um Mitternacht donde se narra cómo el corazón en medio de la noche se escapa del pecho del enamorado para ver a su amada.

Florian Boesch & Justus Zeyen. Foto de Rafa Martiėn

Para el final se reservó los estremecedores Sechs Monologe aus «Jedermann» (1943) del compositor suizo Frank Martin (1890-1974). Boesch ha sabido emocionarnos a través de su propia emoción, otorgando todo el dramatismo contenido en los excelentes textos basados en la obra del genial Hugo von Hofmannsthal. Frank Martin, en un primer momento, pensó en realizar una ópera pero finalmente se decidió por estos seis monólogos para voz y piano en 1943 cuando la Segunda Guerra Mundial aún no había finalizado. La devastadora experiencia de la guerra y el hecho de haber crecido en un hogar cuyo padre era pastor calvinista deja su huella en esta estremecedora obra. Tanto música como el texto expresan perfectamente la progresión psicológica de un hombre rico que va a morir desde la perplejidad, el miedo a la muerte, la angustia, el arrepentimiento por los pecados cometidos y la plegaria a Dios para que perdone sus pecados, lo redima y lo lleva junto a él. Todo ese peregrinaje desde la resistencia, el dolor, la angustia hasta la resignación fue comunicado con enorme emoción tanto por Boesch como por Justus Zeyen. El público, después de un breve y conmovido silencio, los aplaudió con entusiasmo e insistentemente hasta conseguir que Boesch y su excelente acompañante al piano nos regalaran con el hermoso lied Über allen Gipflen ist Ruh de Lizt. Una velada que demostró el poder vivificador de la música.

            

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *