La Música y el Lenguaje del Corazón.

Norma Sturniolo

Rueda de Prensa sobre la representación de “La Traviata” en el Teatro Real. Habrá 27 funciones entre los días 1 y 29 de julio con aforo limitado y un riguroso protocolo de seguridad sanitaria-

Foto. Javier del Real

El compositor francés Philippe Rameau decía que la música habla el lenguaje del corazón y eso fue lo que acabó transmitiéndose en la presentación de “La Traviata” en el Teatro Real de Madrid.

Por supuesto, una parte de la rueda de prensa se dedicó a la explicación de las medidas de seguridad tomadas, tanto para el público como para los trabajadores y artistas , de las distancias que habrá que respetar , del reparto de mascarillas , de los puntos fijos de gel hidroalcohólico y otras medidas.

Teatro Real de Madrid

También se habló del diseño del escenario que está marcado por un reticulado de cuadrados de 2 por 2 metros dibujados en el suelo y proyectados sobre los muros del mismo, consiguiendo con ello también un efecto artístico ya que los personajes se encuentran aprisionados en espacios limitados lo que transmite una emoción más intenso, por ejemplo, cuando Alfredo va a ver a Violeta ya moribunda, el dolor es mayor puesto que ni siquiera tiene el consuelo de poder abrazar a la mujer que ama.

Foto Javier del Real

Entre los cantantes se guardará una distancia mínima de 2 metros y se moverán en 100 m2, compartiendo el escenario con el coro, que ocupará 260 m2, y con la banda interna,16 músicos que estarán en el escenario.

En el foso, con su máxima dimensión de 140 m2, estará la orquesta, 56 músicos que tocarán con mascarilla, atril individual y con 1,5 m. de distancia entre ellos. Quienes ejecutan instrumentos de viento tendrán paneles de metacrilato colocados delante de sus instrumentos

El Coro Titular del Teatro Real interpretará la ópera sobre tarimas, lo que permitirá la optimización del sonido, guardando la distancia de seguridad de 2 m. entre sus miembros.

Habrá cuatro distintos repartos. Las sopranos Marina Rebeka, Ruth Iniesta, Ekaterina Bakanova, Lana Kos y Lisette Oropesa interpretarán a Violeta. El papel de Alfredo Germont, correrá a cargo de los tenores Michael Fabiano, Ivan Magrì, Matthew Polenzani y Ismael Jordi; y como Giorgio Germont, los barítonos Artur Rucinski, Nicola Alaimo, Luis Cansino y Javier Franco.

Director italiano invitado por el Teatro Real; Nicola Luisotti

El director italiano Nicola Luisotti dirigirá 21 funciones y el clarinetista y director pontevedrés Luis Méndez Chávez dirigirá 6. El director de escena Leo Castaldi es el responsable del concepto escénico. Ha realizado una versión de concierto semiescenificada con elementos de utilería, sastrería y caracterización del Teatro Real.

Se habló con pasión del significado simbólico de esta representación, del significado para los artistas que, como dijo el director musical, tenían hambre de música y del sentido del arte en general. A partir de ahí se estableció una comunicación emocional con los periodistas que asistieron presencialmente a la rueda de prensa.

Se aludió al deber de volver a la vida y al poder de la música para hablar a todos, a la extraordinaria energía y la emoción que transmite, a exorcizar el medio y la música como desencadenante de un abrazo espiritual que nos une.

Oscar Wilde hubiera estado de acuerdo con lo que se expresaba. El creador de “El retrato de Dorian Gray” afirmó que el arte de la música es el que se halla más cercano de las lágrimas y los recuerdos.

Hubo palabras muy emotivas, quedando patente que la música y el arte son tan necesarios como el alimento, que ayudan a sostenernos en las situaciones difíciles y otorgan esperanza. Esta “Traviata” tiene mucho de acto heroico, de fe en la capacidad humana de resarcirnos, de ahí el sentimiento de gratitud hacia el Teatro Real expresado por los directores y artistas. Se habló del amor y la esperanza. Se hizo patente la fe, la confianza en la fortaleza del ser humano, en una sociedad que se representa en el teatro.

El compositor Robert Schumann decía que la música era el lenguaje que le permitía comunicarse con el más allá y esta “Traviata” unirá a los vivos con aquellos que nos han dejado por culpa de esta dolorosa pandemia. También se les ofrecerá a ellos. El cantante Michael Fabiano afirmó que los artistas eran necesarios, esenciales.

El escritor Joseph Conrad explicaba que el artista apela a esa parte de nuestro ser que no depende de la sabiduría, a aquello que en nosotros es un don y no una adquisición y por eso es permanente, duradero. Apela a nuestra capacidad de gozar y asombrarnos, a la sensación de misterio que rodea nuestras vidas; a nuestro sentido de compasión de belleza y de dolor; al latente sentimiento de comunidad con toda la creación que hay en nosotros y a la sutil pero inquebrantable convicción de que existe una solidaridad que une la soledad de innumerables corazones, la solidaridad de nuestros sueños, de nuestra alegría, de nuestras tristeza, de nuestras ilusiones, de nuestras esperanzas, la solidaridad que mantiene unida a la humanidad, a los muertos con los vivos y a los vivos con los que aún no han nacido.

La rueda de prensa se abrió con un vídeo en el que se oía al coro cantar el famoso brindis de esta ópera donde se dice : Bebamos de los alegres cálices/ que hacen florecer la belleza,/ y que tan fugaz momento/ se embriague de voluptuosidad.

Hay que brindar por esta “Traviata” que es una celebración de la vida, un exorcismo contra el miedo, un manifiesto a favor de la firmeza y fuerza espiritual de los seres humanos, un acto de amor. El amor que en palabras de Alfredo Germont “es el latido del universo entero¨. Sí, tal como se repitió en la presentación, se acortarán las distancias al ver esta “Traviata”, la música nos abrazará porque como decía Rameau la música habla el lenguaje del corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *