La magia y la belleza de “La tempestad” de R. Chapí en el Teatro de la Zarzuela

 

Por Norma Sturniolo

 

Los días 16 y 18 de febrero se representa en el Teatro de la Zarzuela “La Tempestad” con música de Ruperto Chapí y libreto de Miguel Ramos Carrión, en versión concierto y en una nueva adaptación del dramaturgo Alberto Conejero. La dirección musical está a cargo de Guillermo García Calvo. Una excelente decisión la de su actual director. Incomprensible que una obra de tanta belleza haya sido sepultada en un silencio de noventa años.La tempestad 2

La obra es muy exigente y demanda excelentes cantantes por lo cual la elección recayó en : Ketevan Kemoklidze, Carlos Álvarez, José Bros, Mariola Cantarero, Alejandro López y Carlos Cosías.

Además, con gran acierto, se ha incluido a un narrador que nos sumerge en una atmósfera legendaria con un texto literario que desde un futuro nos explica hechos del pasado. El narrador es nada menos que el gran Juan Echanove.

Esta maravillosa obra que es mucho más una ópera que una zarzuela y que el propio Chapí denominó melodrama fantástico se estrenó en el Teatro de la Zarzuela en 1882 y tuvo un enorme éxito para luego, inexplicablemente, caer en el olvido.

El estreno el día 16 dejó sorprendidos a quienes no conocían “La Tempestad”, sorpresa que se repetirá el domingo 18. La música tiene una potencia emocional y una belleza propia de las obras que permanecen en la memoria y atraviesan las épocas sin perder un ápice de su hechizo.

Por otra parte, la ambientación en la brumosa Bretaña, la omnipresencia de la tormenta, un asesinato que ha quedado impune , un culpable que es inocente, unos huérfanos que se aman, un misterioso indiano que regresa a Bretaña y es la hipérbole de la generosidad, un malvado y usurero corroído por la culpa, el mar embravecido, están todos los ingredientes de un melodrama que subyuga al espectador.

Mariola Cantarero
Mariola Cantarero
Joseì Bros
Joseì Bros
Ketevan Kemoklidze
Ketevan Kemoklidze
Carlos Alvarez
Carlos Alvarez

La música es de una gran belleza ya desde el maravilloso preludio con la introducción y el coro que canta la plegaria “Estrella de los mares” donde hay claros ecos wagnerianos para pasar luego a la intervención de Simón, el personaje que encarna la maldad cantando “La lluvia ha cesado” y que el barítono Carlos Álvarez interpretó magistralmente siendo ovacionado por el público.

A ese canto marcado por lo siniestro le sucede una bellísima barcarola con ecos de la famosa barcarola de Los cuentos de Hoffmann de Offenbach interpretada por la mezzosoprano Ketevan Kemoklidze y la soprano Mariola Cantarero cuyo canto fue ganando en belleza a medida que avanzaba la obra y destacó en la romanza “Ayer toda alegría/hoy luto, llanto y duelo” , lo mismo que  le sucedió al tenor José Bros que encarnó a Beltrán, el indiano bueno y que cantó con gran calidez el tema “Morir ya puedo”.

También cabe destacar las interpretaciones del bajo mexicano Alejandro López en el papel del juez que, equivocadamente cree que Beltrán es el asesino y la del tenor barcelonés Carlos Cosías, en el papel de Mateo el pescador, que terminará descubriendo al verdadero asesino.

Asimismo, el coro titular del Teatro de la Zarzuela que tiene un gran protagonismo, encarnando temores, sueños, consejos y recordando al protagonismo de los grandes coros románticos.

Es de agradecer esta recuperación que permite conocer el valioso patrimonio de la música española.

La tempestad 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *