La globalización y sus virus

Por Antón Alonso Suárez de Castro

  • El virus, de transmisión humana, ha dejado al descubierto peligros económicos, y de todo tipo, como de la globalización.
  • En el mundo de los servicios energéticos, el peligro son los hidrocarburos.

Bien sea por casualidades de la vida o no, el consumo en Asia ha caído en picado y los Estados Unidos de América han fortalecido su puesto del mayor productor y exportador mundial de gas natural, gracias a las técnicas del fracking.

En este aspecto ¿se acuerdan de los barcos fantasma, de los metaneros? ¿De los numerosos barcos cruzando los océanos, navegando sin rumbo, con sus bodegas llenas, a  la espera de la subida de los precios del gas natural licuado para arribar a puerto? Tal fue el caso reciente de dos barcos de Naturgy, llenos de gas, para proveer a las dos compañías españolas de Endesa y Repsol.

En cuanto al petróleo necesario, en estas dos semanas se ha derrumbado su cotización, el barril de Brent, pasó de los 50 dólares a los 35 dólares actuales. Y los expertos prevén un exceso de la oferta y un descenso de la demanda para este año debido a la grave crisis sanitaria y económica global.

Por el contrario, el confinamiento en casa impuesto por el Gobierno, se puede traducir en un considerable incremento del consumo doméstico de energía, de gas, electricidad, datos telefónicos e Internet.

La industria energética tardará en recuperarse de las fuertes caídas de su valor en Bolsa. De ahí que intenten ganarse a autónomos y a pequeñas empresas, con el ofrecimiento de aplazamiento del pago fraccionado de sus facturas del agua, el gas y la electricidad. Tal es el caso de Naturgy e Iberdrola.

  • La fábula de la rana y la olla

Fue el filósofo francés Olivier Clerc quien ideó la fábula de la rana hervida para poder explicar que cuando un cambio se produce de forma lenta en nuestras vidas, escapando a nuestra conciencia, la situación puede volverse insostenible y peligrosa.

<< Un buen día, una rana se introdujo en una cocina y, de un salto, se sumergió en una olla de agua hirviendo. Inmediatamente, su instinto de conservación le alertó del peligro y dio otro salto para salir de ella y salvarse de morir.

Sin embargo, la misma rana entró en la cocina, atraída por el olor de unas verduras recién hervidas y, saltó dentro de la olla que estaba llena de agua fría, y allí permaneció tan ricamente nadando, tranquila. Mas el fuego estaba encendido y, poco a poco, el agua que contenía se fue calentando progresivamente. Pero a la rana no le parecía importarle aquello demasiado, allí siguió, nadando plácidamente. Progresivamente el agua fría se fue calentando, la rana aclimatandose y  el agua fue subiendo su temperatura hasta llegar a su punto de ebullición.

La rana murió hervida. No se había dado cuenta del cambio de temperatura del agua. Se había aclimatado, progresivamente, malgastado su fuerza en ajustar su temperatura, y murió.  >>  

Aplicado a la mansedumbre y falta de responsabilidad nuestra sociedad, para resolver asuntos IMPORTANTES, que afectan a nuestro modelo de vida y al planeta del que somos huéspedes ¡No dueños! . La fábula hace referencia al desgaste que se genera cuando nos encontramos atrapados en situaciones de las que se cree imposible escapar, por lo que se aguanta hasta salir quemado, ante la excusa que el otro estará peor. En otras palabras, paulatinamente se va entrando en un círculo vicioso que provoca un deterioro mental y emocional de alineamiento que nos deja sin fuerzas. Y es que el adaptarse a una situación prolongadamente negativa e injusta, por mucho que nos refugiemos en nuestra egoísta individualidad, poco a poco genera un malestar mayor y hace que se normalice la situación, sin tomar consciencia de que las consecuencias pueden ser devastadoras.

Vale la pena mantener presente la fábula y poder evitar el mal a tiempo, ya que la Realidad siempre supera a la Ficción. Hay más, aquella de que… <<Para que el mal triunfe solo es necesario que «el manso» o el llamado «hombre bueno», no haga nada…>>  vamos dejando que se vaya calentando la olla hasta que no podemos salir.

  • Daños colaterales de la sociedad globalizada

En el momento que escribo este artículo, escucho a través de la radio que en varias Residencias Geriátricas, soldados de la UME, han encontrado ancianos viviendo con muertos… Nadie pensó en estas situaciones y por qué los  Concesionarios de estos Servicios, en los que la Administración abandonó todo tipo de responsabilidad, en base a la Economía de Mercado, dejando el Negocio en manos de voluntariosos, o inversores más o menos escrupulosos y honrados… ¡Que fracaso colectivo!

Esta Sociedad globalizada y ultra competitiva, no es inocente, produce estos «macabros daños colaterales», con la rotura de la interconexión y Apoyo Mutuo entre generaciones y las constantes exigencias de supervivencia o de éxito, obligan a dejar atrás y aparcados a quienes ya no pueden seguir el ritmo, y no somos conscientes de que a eso mismo u algo peor nos encaminamos como «pollos sin cabeza», porque alguien ha dicho lo de «Tonto el último».

Es necesario hacer las cosas bien y de manera diferente como hasta ahora, de una forma más justa, analizar cómo hemos llegado hasta aquí, volviendo a mimar la tierra y a los principios éticos, sin seguidismo de la competencia y el mercado, enseñando valores y entre ellos que el mercado y la competencia no son más que métodos y herramientas pero no FINES EN SÍ MISMO, como por desgracia impera en la escala de valores de tanta gente.

No se puede machacar e ignorar a quien nos facilita con su esfuerzo, los alimentos y nutren nuestra despensa o el supermercado, el abandono o superexplotación del campo, o no llegamos o nos pasamos…. ¿Cómo puede ser la Sanidad considerada un Gasto? ¿Cómo puede ganar más un Jugador de Fútbol que un catedrático de medicina? Y tirando de las enseñanzas de mi madre «no cuentes nunca con el dinero que está en manos de otro»… ¿Cómo España… Como Europa entregó TODOS sus suministros Esenciales y estratégicos a otros, sin más razón que el precio…. Si tienen el control del suministro de bienes y materias Críticas… tienen toda la cadena.. por tanto estamos…a lo que dispongan… No sabíamos en qué condiciones los producían y sabiéndolo mirábamos para otro lado…(Todo por producir más barato, pero con tremendos costes sociales y sin conocer la trazabilidad de lo producido). ¿A qué precio sale ahora?

Ojalá estos tiempos de necesario confinamiento, donde cada uno de nosotros es un freno al virus, haciendo lo que debemos, sin pensar que el tonto es el que cumple las indicaciones, nos ayude también a descubrir el hogar, la familia, la comunidad, los vecinos, lo local y  nos sirva  para reflexionar sobre lo Verdaderamente Importante que tiene el ser humano y si aceptamos que TODOS SOMOS IGUALES ANTE EL CORONAVIRUS, cuando salgamos de esta, tendremos bien claro y presente por generaciones, que o nos salvamos todos o la pandemia se volverá a repetir… ¡No aprendemos, por contagiosa avaricia, ese es nuestro gran virus y no hay vacuna!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *