Humor, brillantez y una música estupenda en ¡24 horas mintiendo!

 

Por  Norma Sturniolo

 

La comedia musical ¡24 horas mintiendo! (estrenada en 1947), del compositor Francisco Alonso, con libreto de Francisco Ramos de Castro y Joaquín Gasa en versión libre de Alfredo Sanzol (Premio de Literatura Dramática 2017) se representa en el Teatro de la Zarzuela desde el 29 de junio hasta el 14 de julio. La dirección escénica es de Jesús Castejón que también actúa en la obra y la dirección musical, de Carlos Aragón, la escenografía de Carmen Castañón, el vestuario de Ana Garay, la iluminación de Eduardo Bravo y la coreografía de Nuria Castejón.

1 _ 24 horas

El elenco está integrado por el propio Jesús Castejón, Gurutze Beitia, Estíbaliz Martyn, Nuria Pérez, José Luis López, Enrique Viana, Raffaela Chacón, Ángel Ruiz,  Cecilia Solaguren, José Luis Martínez, María José Suárez, Mario Martín y Luis Maesso.6.-24 horas

Maravillosa recuperación de una obra que demuestra el gran talento musical del compositor Francisco Alonso (Granada, 9 de mayo de 1887-Madrid, 18 de mayo de 1948), con un libreto chispeante lleno de humor y en el que no falta la sátira social. Sátira que está actualizada en la versión de Alfredo Sanzol, donde, como no podía ser de otra forma, uno de sus dardos apunta a la corrupción política.

Quien nunca haya escuchado esta obra quedará admirado al comprobar la maestría del compositor que realiza verdaderas creaciones de diversas tradiciones musicales. En esta magnífica hibridez se mezcla la tradición europea y la latina, el gusto por lo castizo y la moda del musical americano. Encontramos one-step, slow fox, chotis, fado, marchiña, samba, ranchera, canción mallorquina, vals, swing, guajiras y pasodobles.7.-24 horas

Afortunadamente, tanto la dirección escénica de Jesús Castejón, la escenografía de Carmen Castañón y la coreografía de Nuria Castejón sirven muy bien al texto. Las actualizaciones de ciertos aspectos de la trama (una boite, una compañía teatral) quedan expuestas con claridad y permiten un fácil y ágil movimiento en el escenario. También hay que destacar lo acertado del vestuario de Ana Garay, muy colorido, brillante y en el que no falta el homenaje a los sombreros con frutas y el adorno de plumas propios de la revista.

La música es una delicia muy bien ejecutada por la Orquesta de la Comunidad de Madrid a las órdenes del talentoso Carlos Aragón.

Todo el elenco canta, se mueve, baila con auténtica entrega. El espectáculo en su totalidad es muy disfrutable y resulta difícil destacar un número. Por citar algunos de los momentos de desternillante humor, podemos poner como ejemplo el número del célebre chotis Arrímate-maté-maté interpretado magníficamente, con una gracia inmejorable, por Jesús Castejón y Gurutze Beitia. Ambos representan en la ficción al matrimonio de Casta y Casto, económicamente arruinados y obsesionados con las apariencias, con ínfulas aristocráticas. En esta actualización de Sanzol son actores arruinados de una compañía teatral y que mienten todo el tiempo. Fingen que se van de gira porque son requeridos en el extranjero y en realidad se esconden en su casa. Cuando reciben, inesperadamente, la visita de Fernando y Laura, un matrimonio argentino “polimillonarios” (otros mentirosos sin blanca, en esta actualización corruptos políticos), que son los padres del novio de una de sus hijas, vuelven a mentir. En este caso, ante los recién llegados, fingen que son los criados de Casta y Casto.

Otro momento memorable por su humor y picardía es el Dueto cómico de la ranchera, en el que Fernando, interpretado magistralmente por Ángel Ruiz ellos, intenta seducir a quien cree que es la criada Casta.

Y también un momento asombroso es el del número Bananas del Perú, interpretado y cantado por el siempre inteligente y chispeante Enrique Viana metamorfoseado en una bella vedette.

Pero, repito, todo el espectáculo es estupendo y todo el elenco da lo mejor de sí.6.-24 horas

El día del estreno de esta brillante representación, cuando llegó el desfile y marcha final, el público aplaudió, gritó bravos y recibió con una sonrisa en los labios el recordatorio de la canción de la felicidad que dice:

La dulce realidad entona su canción entona su canción,

Porque el amor nos da el valor

De la verdad que vive en el corazón.

Gozar, amar, reír es la sublimidad.

Mi pasión es la canción de la felicidad.

4.-24 horas

Fotos cortesía Teatro3.-24 horas

5.- 24 horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *