El Caserío de Jesús Guridi

Costumbrismo y música cautivadora

– El Caserío de Jesús Guridi en el Teatro de la Zarzuela de Madrid-

Norma Sturniolo

Intérpretes Raquel Lojendio, Ángel Ódena, Andeka Gorrotxategui, Marifé Nogales, Pablo García López, Itxaro Mentkaka, Eduardo Carranza, José Luis Martínez.

En el  Teatro de la Zarzuela se representa desde el 3 de octubre hasta el 20 de octubre “El Caserío” de Jesús Guridi (1886-1961) y los libretistas Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw, que se estrenó en este mismo  teatro en 1926. Es una producción de los teatros Arriaga de Bilbao y Campoamor de Oviedo.

La trama de la zarzuela es sencilla y responde a una visión idealizada de una aldea imaginaria de Vizcaya a la que llaman Arrigori, pero está basada en lugares y personajes reales. Los autores procedieron como los escritores de las corrientes costumbrista y realista, observando las costumbres, el habla y las características de los habitantes de una aldea vasca. Es de agradecer que la escenografía comunique con acierto ese mundo entrañable. En la primera parte, los personajes aparecen y desfilan junto al portalón del caserío. Luego, aparece un frontón en el lateral izquierdo del escenario y en el derecho hay gradas situando en ellas a unos espectadores, que son la gente del pueblo, los vecinos de la aldea y  que como en el coro griego asisten al desarrollo de la acción y participan, expresivamente, en la misma.

La dirección de escena corresponde a Pablo Viar, la escenografía a Daniel Bianco, el actual director del Teatro de la Zarzuela, la iluminación a Juan Gómez Cornejo y la coreografía a Eduardo Muruamendiaraz. Todos ellos, en perfecta armonía, nos presentan un cuadro que es, a la vez, sencillo y elocuente como lo es la zarzuela “El Caserío”. Además,  el espectáculo se enriquece con la Aukeran Dantza que interpretan muy bien los bailes regionales y por eso mismo son muy aplaudidos  por público. La dirección musical está a cargo de  Juanjo Mena que sabe transmitir el encanto de la música de Guridi.

El dueño del caserío “Sasibill”, el tío Santi, es interpretado con nobleza por el barítono Ángel Ódena. El personaje, se autorretrata en la  romanza que comienza ”Sansibil, mi caserío/ tibia cuna / de mi niñez,/ alivio suave/ de mis dolores,  de mis amores/ orgullo y prez ..y subraya su apego al caserío y a la tierra. Sus sobrinos son la juiciosa y abnegada Ana Mari, interpretada con sensibilidad por la soprano Raquel Lojendio y el pelotari, juerguista, José Miguel, interpretado por el tenor  Andeka Gorrotxategi, que solo al final sentará cabeza cuando se dé cuenta de su amor por Ana Mari. Ambos  acabarán siendo los herederos del caserío, cumpliendo así el deseo del tío de transmitir el caserío de forma indivisible a sus familiares, que, por otra parte, era algo muy propio de la tradición vasca.

Andeka Gorrotxategi canta con brillantez la célebre romanza “¡Yo no sé qué veo en Ana Mari!”

En la obra hay otros personajes típicos como son el cura, el secretario, las gentes modestas  como Eustasio y Manu que tienen una hija soltera Inosensia, interpretada por la mezzosoprano Marifé Nogales y que acabará casándose con el pobre y fantasioso Txomin. Ambos están estupendos en sus cómicas interpretaciones. Otro dúo muy divertido es “Chiquito de Arrigorri”.

La música brilla con sus preludios, romazas, concertantes y coros. Hay una gran maestría en la utilización de melodías vascas y originales, hay alguna como la canción de José Miguel  con eco sudamericano,  hay seguidilla y también música operística. A esta música rica y variada se unen escenas pintorescas como la fiesta religiosa, el partido de pelota, la canciones del coro y otras escenas que aportan dinamismo a la obra. Asimismo, la ingenuidad, y el humor que dominan en “El caserío” son aspectos que contribuyen a conseguir que el público salga del espectáculo con una sensación de bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *