Construir Iberoamérica

logo-cumbre-iberoamericana-2016_sin-lema-campana

 

Por Juan José Echevarría

 

 

La XXV Cumbre Iberoamericana, celebrada estos días en Cartagena de Indias, ha vuelto a mostrar la relevancia de ese instrumento de debate y participación de unos estados que comparten una cultura común. Desde que estos países se dotaron en 1999 de una infraestructura compartida, primero a través de la Secretaría de Cooperación Iberoamericana y luego con la actual Secretaría General Iberoamericana, los resultados tangibles de tal colaboración han pasado al terreno de la evidencia, máxime si se compara con los primeros años, desde 1991, de la existencia de las cumbres.

 

 

 

Ello debería motivar una reflexión, que incide en el hecho de que nada es gratuito, a la vez que desterrar ese pensamiento que considera Iberoamérica un mero pasado. Al revés, la tarea es construirla en el futuro. Y para ello hay que dedicar esfuerzos y potenciar los instrumentos comunes, dedicando recursos con la confianza de que rendirán beneficios. Una muestra de ello ha sido la firma en ésta última cumbre del Pacto de la Juventud, cuyos destinatarios son los 160 millones de jóvenes existentes en Iberoamérica, el 34 por ciento de la población total. Entre sus objetivos concretos, el acuerdo aspira a reducir la tasa de embarazos no deseados y a mejorar el acceso laboral de los jóvenes, promoviendo el empleo digno.

 

 

 

Son realidades concretas que beneficiarán a un relevante sector de la población que debe hacer frente a unos retos propios a ambos lados del Atlántico. Hechos que los periodistas denunciamos en nuestras crónicas, pero que no destacamos en la medida necesaria cuando se plantean iniciativas como la referida.

 

 

 

La información transmitida de la cumbre celebrada en Colombia apenas ha mencionado cuestiones como la citada. Sin duda que otros relevantes temas las eclipsan. Pero el necesario apoyo mostrado al proceso de paz colombiano y al diálogo democrático en Venezuela no nos deben impedir resaltar también los jalones que construyen en realidad el mundo conjunto iberoamericano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *