Visita al patrullero “Arnomendi” P63

Por Luis Villanueva

Ha hecho escala recientemente en el puerto de Pasajes el patrullero de la Armada española “Arnomendi”, con numeral de costado P-63. Ha estado atracado del 21 al 24 de septiembre. El público lo ha podido visitar.

Se trata de un buque patrullero, con una eslora de 66,5 m y una manga de 11 m. Tiene además 4m más de manga que los patrulleros de similar eslora. También el calado es de 3 m de más. Una planta propulsora, con un motor diésel, de 2400 KW aprox., y dos motores auxiliares de 350 KW aprox., cada uno, 1500 rpm, un eje y una hélice de paso controlable, una hélice de proa, de unos 325 KW aprox., y planta eléctrica con un alternador de cola.

Este buque se botó en enero de 2.000. Es el tercero de la clase “Chilreu”. Se fabricó en el astillero Construcciones Navales Paulino Freire en Vigo y entró en servicio el 13 de diciembre de ese mismo año. La madrina fue la Ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. El nombre inicial del buque iba a ser “Alegranza” y cambió de nombre por un monte guipuzcoano, el Arno, que se encuentra en el noroeste de Guipúzcoa, entre las localidades de Mendaro y Motrico, con 618 m de altitud. Aunque el macizo del citado monte se adentra en tierras de Vizcaya, el monte pertenece a Guipúzcoa.

El Arnomendi dispone de una cubierta de vuelo para un helicóptero. La dotación es de 38 tripulantes (76 con personal de transporte). El armamento, dos ametralladoras Browning de 12,7 mm y radares de navegación de 96 millas

En la visita que hice, acompañado de unos amigos entusiastas por todo lo que tenga que ver con el mar, nos recibió muy amablemente el Comandante del barco: Capitán de Corbeta D. Alfonso Martínez Ferrá. Nos explicó que la base del buque está en Ferrol y navega por el Mediterráneo y el Atlántico Norte, en ayuda a los pescadores; en caso de accidente, suben el herido a bordo. Pueden atenderlo porque llevan médico, y lo tratan ellos mismos si el problema es solucionable. En caso contrario, con un helicóptero lo trasladan a tierra para su posterior intervención en un hospital. Cuando navegan próximos a la costa llevan una enfermera en lugar de un médico.

Así mismo coincidí en la visita con un grupo de universitarios guipuzcoanos y profesores, que escuchaban muy atentos las explicaciones del mando y realizaban preguntas con relación a lo que se les iba enseñando. Como dato curioso cabe destacar que uno de los alumnos es familia directa de los astilleros vigueses Hijos de J. Barreras. En el año 1976 la citada empresa, debido a diversas dificultades, pasó a la titularidad del Instituto Nacional de Industria.

En cubierta, para su exhibición y explicación, tenían preparados unos trajes para el equipo contraincendios, con sus máscaras; trajes de submarinismo, para cuando en la hélice se les enreda a los pescadores una red y se tiene que meter un submarinista al agua para solucionar el problema; trajes para cuando saltan a las embarcaciones auxiliares con el fin de acudir a inspeccionar un pesquero. En estos casos el piloto de la embarcación auxiliar deja a los inspectores en el barco inspeccionado y vuelve al buque, hasta que aquellos han acabado su tarea y regresa a recogerlos. Cuando navegan por aguas españolas llevan a bordo un inspector y en aguas internacionales a veces dos, uno de ellos internacional.

Hay que agradecer a la dotación del Arnomendi su amabilidad con los visitantes, contestando y ampliando la información que se les preguntaba.
Volviendo a los nombres de los buques de la Armada española, de los 77 buques que posee en el año 2018, hay cuatro buques relacionados con Guipúzcoa. Además del “Arnomendi”, los otros tres son:

  1. La fragata “Blas de Lezo”, en honor al insigne marino del siglo XVII D.Blas de Lezo y Olabarrieta. Hay cuatro buques más que llevan este mismo nombre: un vapor de ruedas (del siglo XIX), un cañonero, un crucero y un destructor.
  2. El buque escuela “Juan Sebastián de Elcano”, nombre del marino de Guetaria que realizó la primera vuelta al mundo entre los años 1519 y 1522. Es el segundo buque que lleva ese nombre.
  3. La lancha de instrucción “Guardiamarina Barrutia”, una en el siglo XX y otra en la actualidad. El nombre se debe en honor al primer guardiamarina muerto en combate en 1718, natural de Pasajes, D. Antonio Hermenegildo Barrutia.

Al margen de estos tres, los buques de la Armada, con nombres de marinos ilustres guipuzcoanos han sido:

  1. “Churruca”, seis barcos, en homenaje al brigadier de la Real Armada y alcalde de Motrico, que falleció en la batalla de Trafalgar.
  2. “Legazpi”, dos barcos que llevan este nombre por el almirante español del siglo XVI, primer gobernador de la capitanía general de las Filipinas y fundador de las ciudades de Cebú (1565) y Manila (1571).
  3. Un barco con el nombre de “Urdaneta”, ya que Andrés de Urdaneta y Cerain fue el descubridor de la ruta conocida como el tornaviaje, que permitía ir de Filipinas a Acapulco.
  4. Y finalmente el destructor “Oquendo”, entre 1591 y 1971. Llevó el nombre del donostiarra, Almirante de la Armada, que participó en más de cien combates navales en el siglo XVII.

Siempre ha existido una estrecha relación entre la Armada y Guipúzcoa. Esta nace antes de la Armada moderna, existiendo marinos guipuzcoanos destacados desde la época de los descubrimientos. En 1717 se funda la Escuela Naval Militar, dedicada a la formación de los futuros oficiales, se crea una promoción de 37 guardiamarinas, estando todos censados en ésta provincia, de los cuales 28 habían nacido en Guipúzcoa.

Dejando atrás las denominaciones de los diferentes buques, en la visita se encontraba a bordo en el buque el Comandante Naval de San Sebastián, Capitán de Fragata D. Luis Rodríguez-Garat, quien, muy atento, me concedió la siguiente entrevista:

¿A qué se dedica el patrullero Arnomendi?

El cometido principal de este buque es la vigilancia, inspección y apoyo a la flota pesquera en pesquerías internacionales y en el caladero nacional. Esta clase de barcos son el ejemplo más claro de la estrecha colaboración que hay entre la Armada y el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medioambiente, para la protección de los intereses pesqueros de España en cualquier lugar del mundo.

Además, como cualquier otro buque de la Armada tiene, o puede tener, cometidos de Salvamento marítimo, lucha contra el narcotráfico, el contrabando, la inmigración ilegal, contra el terrorismo, así como colaborar en desastres ecológicos o en campañas científicas

¿Por qué tiene la Armada esta clase de barcos?

La Armada está comprometida con cualquier misión, cometido o actividad que contribuyen directa o indirectamente a la acción del Estado en la mar.

Con este tipo de barcos, contribuimos, junto a nuestros socios y aliados, a la seguridad internacional, así como a la conservación del recurso pesquero.

¿Dónde suelen patrullar?

Tanto en el Atlántico como en el Mediterráneo. Las zonas más habituales son Terranova, Islandia, el Cantábrico y el Mar de Alborán. En la mayoría de las ocasiones no lo hacemos solos. Normalmente llevamos a bordo inspectores de diferentes países de la unión europea y esto contribuye al afianzamiento de la imagen de nuestro país en el exterior.

Recientemente he leído en la prensa el relevo del Comandante Naval de San Sebastián con el Comandante Naval francés de Bayona de una pequeña Isla en el Bidasoa, llamada Isla de los Faisanes

Es cierto, la isla de los Faisanes pasó a ser propiedad compartida de Francia y España en cumplimiento al Tratado de Límites de 2 de diciembre de 1856. El peculiar estatus legal de la isla de los Faisanes la convierte en un caso excepcional dentro del Derecho Internacional, sólo comparable a algunos territorios de origen colonial que se encuentran en situación parecidas y que, con el paso del tiempo, van regularizando su situación. La fórmula jurídica que mejor describe esta situación es la de condominio.

En 1901 se decidió que el derecho de vigilancia por parte de cada país sería por turnos de seis meses: Hoy en día, los periodos están definidos del 1 de febrero al 31 de julio de soberanía española y los otros seis meses francesa.

Por cierto: en la Isla de los Faisanes no hay ni ha habido nunca faisanes (salvo los que se cocinaran para la gran boda). Se le llama así por los faisants, los campesinos que se encargaban de drenar los juncales para cultivar a la vera del río.

¿Qué tamaño tiene la isla?

Las medidas de la isla han variado, desde los 147 metros en la dirección de la corriente y 24 metros de ancho que tenía en 1659, (cuando los acuerdos de la Paz de los Pirineos), pasando por los 80 metros y solo 5 metros de ancho que tenía en 1859.

Entre 1861 y 1863 se la reforzó bordeándola de taludes de piedra, recuperándose algunos terrenos y se practicaron algunos rellenos para evitar que la marea la cubriera; igualmente se plantaron árboles para asentar el terreno.

En la actualidad, tiene una longitud de 215 metros de largo por 38 metros en su parte más ancha, Se estima unos 5000 m2 de superficie y se encuentra estabilizada gracias a los trabajos de protección que se llevaron a cabo en la misma.

¿Cuáles son las cuestiones más importantes que debe atender la Armada en esta isla?

La Comandancia Naval de San Sebastián, representa a la Armada en todas aquellas actuaciones derivadas de la actividad marítima fronteriza que lo precisen. En este sentido, cumplimenta los convenios, acuerdos y reglamentos específicos que estén en vigor, como el «Convenio relativo a la pesca en el Bidasoa y Bahía de Higuer», con respecto. Durante nuestro periodo de responsabilidad, la Armada realiza periódicos reconocimientos visuales y desembarcos para hacer presencia.

Tengo entendido que el acceso para la población está restringido. ¿Es cierto?

Si, el acceso a la isla está restringido a momentos muy puntuales. A la isla solo se puede acceder mediante embarcación, nunca hemos observado a nadie en la isla, eso no quita que, en un momento puntual, algún piragüista, de los muchos que cursan el rio, haya podido desembarcar. Por otro lado, a finales de julio se celebran las fiestas de Behobia (un barrio de Irún) y durante estas fiestas tiene lugar en la isla un conocido Festival Internacional de Danza que ya lleva más de 25 ediciones.

He leído que el mando más alto de la Comandancia Naval de San Sebastián ostenta un título sobre esta isla. ¿Es esto cierto?

En la marina francesa está muy arraigado que los comandantes Navales franceses y españoles, durante su periodo de mandato, ostentan el título de Virrey de la Isla, y en el diario Vasco he encontrado un artículo que habla del Virrey de la Isla de los Faisanes, pero, siendo sinceros, no he encontrado ningún documento español que sustente lo del título de Virrey.

Por lo que me ha contado, la profesión de marino puede llegar a ser muy dura, ¿recomendaría esta profesión a algún joven que se esté planteando su futuro?

Nuestra profesión, claramente es distinta a las demás, conlleva un estilo de vida propio, exige vocación y valores e imprime carácter, pero sin ninguna duda ofrece a los jóvenes una profesión llena de expectativas donde todos tienen cabida.