Turismo y tradiciones. Madrid en verbenas.

San Cayetano, San Lorenzo y la Virgen de la Paloma

Dos parejas preparándose para bailar un chotis

La vida no solo nos ha habilitado para trabajar, estudiar o superar los desafíos del destino. También para vivir y celebrar. Para encontrar ese lado lúdico y festivo que explica la historia y las tradiciones de cada geografía. Por esta razón las fiestas populares forman parte de la cultura de los pueblos.

En Madrid acaparan a un gran número de visitantes. Un público apasionado por ver y sentir como se vivía en otros tiempos en la capital del Reino de España, así  como “auscultar ese fervor religioso” que hace tanto llorar, como expresar hondas emociones. Les atrae y lo quieren sentir en carne propia. Pero en esta época del año son las verbenas, las fiestas en las que se aglutinan a públicos de todas la edades y procedencias

Estas celebraciones de verano, a través del homenaje a sus santos, se evoca el ambiente de un Madrid castizo y chulapo que se vivía a mediados del siglo XVIII. Sus símbolos fundamentales eran el chotis y el organillo. Por su presencia habitual en toda la actividad folclórica madrileña siguen siendo uno de los signos de identidad de la capital de España. Ser un chulapo madrileño es un modo de comportarse y una actitud especial ante la vida además de expresarse con acierto en el argot de esa época en el Foro. El orgullo de ponerse bien la” parpusa”, la gorra tradicional madrileña, es lo que les hace únicos. Bien es cierto que los tipos castizos pueden dividirse en: majos y majas (siglo XVIII-XIX), manolos y manolas (siglo XVIII-XIX), chisperos y chisperas, chulos y chulas e isidros.

Las tres se celebran una detrás de otra Se inicia con la de San Cayetano, en la zona del Rastro, Embajadores, continúan con la de San Lorenzo, en el multicultural barrio de  Lavapiés y finalmente la fiesta de la Virgen de la Paloma , en La Latina.

En todas sus calles se llenan de farolillos, balcones adornados con mantones de Manila, puestos de comidas, escenarios musicales con artistas de renombre, y negocios que ofrecen lo más típico madrileño.

También se consumen las bebidas y la gastronomía de esos tiempos pasados. No falta la limonada, ni los pastelitos, barquillos, chocolate con churros, etc. Hay campeonatos de cartas, concursos de chotis, conciertos, procesiones, juegos para los más pequeños y en la verbena todo tipo de concierto hasta altas horas de la noche

Verbenas madrileñas

Toman el nombre de la flor de la verbena, una flor que en Madrid abundaba y florecía a mediados de primavera. Esta flor la llevaban a los bailes, las mujeres en el pecho y los hombres en la solapa de la chaqueta. Poco a poco se convirtió en una tradición y pasó a utilizarse la expresión “ir de verbena” sustituyendo las expresiones antiguas como “ir al baile”.

Son fiestas para todos los públicos, familias con bebés o adultos de avanzada edad no faltan a esta cita estival. Son los que han preferido estar en estas semanas viviendo sus tradiciones y luego se alejan a terminar las vacaciones en zonas de montaña o en la extensa costa española. Es cuando Madrid parece menos de los madrileños (gatos) y mucho más de los que le visitan. No solo nacionales sino extranjeros cautivados por las leyendas del pasado tanto histórico como cultural se entusiasman con este derroche de tipicidad y sorpresas.

Hay quienes, sin embargo, aprovechando el buen tiempo, no se quedan solo en la capital, sino que recorren varios pueblos de la comunidad de Madrid donde la cercanía con sus habitantes, un entorno geográfico espectacular y el celebrar algún hito acaecido en ese lugar o el haber sido residencia de algún personaje ilustre les parece fascinante. Disfrutan y con su presencia son también, un reclamo para la prensa que luego las hace conocer en otros destinos. Por ello algunas han sido reconocidas a nivel nacional; la Semana Santa-La Pasión de Chinchón, Fiestas en honor al Cristo de los Remedios-San Sebastián de los Reyes, Semana Cervantina de Alcalá de Henares, El Motín de Aranjuez, Don Juan Tenorio en Alcalá de Henares, Romería de la Virgen de Gracia, en San Lorenzo de El Escorial, etc.

Madrid es mucho Madrid y en estos días lo «De Madrid al cielo» no es solo un dicho castizo … es una realidad.



Sully Fuentes

Asociación de Corresponsales de Prensa Iberoamericana