Emoción y Explosión. Sentimientos y Pirotecnia en Los Realejos Tenerife

TENERIFE-B

 

Por Sully Fuentes

En España son tantas las fiestas que se celebran en cada rincón de su geografía,   durante todo el año, que no hay tiempo para reflexionar sobre ellas.  Si las vivimos todas, con intensidad, no podemos detenernos en analizar sus orígenes, la razón  (o sin razón ) de mantenerlas , su vertiginosa algarabía, su concentrada espiritualidad, o simplemente su ritual lúdico festivo.

 

Solo mientras se participa en el “antes, durante y después” sí que se explican; pero por otros caminos  que  no siempre son los cognitivos. Metidos “en el ajo” hay algo poderoso que  nos  lleva  a seguir la  fluidez  de ese momento. Es una especie de encantamiento “que te permiten compartir”  los lugareños y -aunque no sea uno de ese sitio-  se puede percibir una  energía que se  hunde en tradiciones  ancestrales, en hechos  que las desencadenaron, en personajes  que  le dieron vida. Pero también es verdad que es algo así -como un traje prestado – que en unas horas tienes que devolver. Los sentimientos más profundos no se generan en un solo día.

TENERIFE2-B

Un pequeño grupo de Corresponsales Extranjeros participamos en esta primera semana de mayo de la celebración de “Las Cruces y los Fuegos “de El  Realejo en el norte de Tenerife en las Islas Canarias.  Éstas suceden a la Fiesta de la Santa Cruz enmarcadas en el mismo ambiente donde se conjuga lo espiritual, lo tradicional, lo festivo y lo pirotécnico

 

En esta semana, vimos como un pueblo entero se echaba a la calle para poner su granito de arena y sublimar la tradición de que dos  calles – la de El medio y la  de El Sol,  las dos grandes protagonistas-,  entraran a competir, a “picarse” , a  rivalizar  por hacer un espectacular evento que  nos dejó boquiabiertos.   Cuando los organizadores comentaron que ellos “sienten que por  su cuerpo corre tanto  sangre como pólvora” no dábamos crédito a esa afirmación. Pero al ir siguiendo paso a paso los preparativos para ese día grande que es el 3 de Mayo sí que entramos en situación.  Según nos contaron ese “pique se remonta a 1770 donde estaban muy marcadas dos clases sociales”  la de los propietarios de tierras donde discurre la  calle de El Medio, conocida por la calle de Los marqueses y la  calle de El Sol donde habitaban los medianeros y campesinos. Los contrastes y diferencias desaparecieron con la emigración especialmente a Venezuela.

 

El Alcalde de Los Realejos   Manuel Domínguez González ha comentado  haciéndose eco  de las estrofas  de Roberto Gil Hernández y Sergio González Martín   “Los realejeros  ya  suspiran por Mayo, el de las cruces coloreadas, el mes en el que nos ponemos la ropa encendida que nos legaron nuestros  abuelos, prendas donde acunaron el sudor, donde bordaron espigas para agradecer al agua, al viento y al sol por la fertilidad de una tierra, que  durante siglos ha  dado el sustento a tantas familias”.

 TENERIFE3-B

Las capillas, ermitas y hogares se transforman en un vistoso  escaparate  con los afamados enrames para que  vecinos  y visitantes contemplen  un particular  y creativo  trabajo de artistas o aficionados que  dan un ambiente festivo y familiar en honor al Santo Madero.  Las procesiones implican a todas las edades y  a todas  las clases sociales. Y no es cosa de un día sino de 3 siglos y medio.

En estas fiestas populares hoy declaradas de Interés  Turístico  Nacional se revive  toda  la gama de emociones  desde la  alegría desbordante a  las  lágrimas  de congoja  por ese sentimiento profundo de  pertenencia  a una tradición , a un colectivo,   a  una  pequeña tierra  rodeada por el mar que se hace grande  con la complicidad de su gente.

El color  está presente  en toda su extensión, en los fuegos  de artificios, en las cintas  ondeando  en las  varas que  lleva el pueblo o las  que cuelgan de las farolas, en la vestimenta de los tenerifeños, en las  fachadas de las  casas  que se agrupan de forma  aleatoria  por aquí  y por allá  en un terreno   trazado  de  ondulaciones  . El aire huele a almidón, a flores, a caldero puesto al fuego para esperar al amigo o visitante.  Y cuando el calendario de las actividades lo marca se prepara el momento con música  tradicional

TENERIFE1-B

Pero los minutos de espectacularidad se concentran en el cielo con un despliegue de color, olor, formas y tracas que son consideradas como las fiestas  pirotécnicas  más  aplaudidas  de España. El escenario se alcanza desde todas las azoteas que preparan su gastronomía para acompañar la liturgia del fuego, el arte y la tecnología. Un arte efímero como la supuesta rivalidad que originó estas celebraciones.

 

Cuando todo termina quien ha ido por primera vez tiene la  oportunidad de  andar  por sus callejuelas de las  que  cuelgan carteles  con palabras que  lo resumen todo: alegría, pique, reencuentro, historia, valores, sensaciones, tradiciones, superación y abrazos.

 

El mes recién empieza porque en pocos días  llega la Festividad de San Isidro Labrador y la  romería de San Isidro y el Lunes de Remedios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *