¿Hacia dónde va la sociedad latinoamericana?

El pasado 10 de marzo Marta Lagos, directora de Latinobarómetro, analizó las principales causas de los problemas que sufre la sociedad latinoamericana en nuestros días. ¿Sociedades tradicionales a sociedades abiertas? De la anomia a la integración, de súbditos a ciudadanos se reaviva la cuestión de la desigualdad

“Con la democracia se come”  pronunció en alusión a la memorable frase de Raúl Ricardo Alfonsín, el expresidente de la Nación de Argentina de 1985-1989, la cual, según la ponente, resume en parte la crisis actual porque las circunstancias no se desarrollaron favorablemente para que los ciudadanos comieran con la democracia y en democracia. Por el contrario, los niveles de pobreza se mantienen estables de generacion en generacion. La población más pobre lo ha sido, subraya, desde hace 500 años y, “todavía siguen esperando el vaso de leche de Alfonsín”.

Tras la guerra fría suceden tres cambios esperanzadores para la región, En primer lugar, se genera confianza hacia un futuro económico próspero que asegurarse el pan del mañana para la población en lugar de vivir con la incertidumbre del día a día. En segundo lugar, el aumento del bienestar económico trajo consigo la disminución de la mortalidad, el aumento de la natalidad y, sobre todo, en un tercer lugar, el surgimiento de una nueva clase media-baja.

La crisis global de 2008 trajo un impacto devastador no solo en la economía sino también fuertemente en las recientes democracias. Marta Lagos apuntó que los gobiernos vendían la democracia acompañado de algo más que luego no cumplirían (el pan de la democracia con el vaso pero el vaso, sus derechos, les era arrebatado). Al contrario que el caso español cuya democracia solo se fortaleció e institucionalizó con los años, América Latina tenía un techo constante: la desigualdad  pues las reformas de justicia no se garantizaron la igualdad ante la ley, ni el acceso a derechos, ni el cumplimiento de obligaciones.

En consecuencia, lo que sucede en la actualidad es que las carencias judiciales del año 95 se veían naturales de la región siguen presentes. Sin embargo, hoy los ciudadanos reavivan con fuerza la lucha para reclamar los derechos que les fueron enseñados y prometidos cuando llegó su constitución.  Reclaman una reforma constitucional que les otorgue más derechos y les haga partícipes de la vida pública que las élites se niegan a conceder.

Marta Lagos. Directora de Latinobarómetro

Lagos afirmó que la entrega de bienes políticos(a falta de civiles) dio a una vasta y dispersa población la percepción de pertenecer a la clase media. De esta manera, en Bolivia, se aprecia el contraste de 60% de percepción general frente a un 17% según datos del Banco Mundial

Para concluir, Lagos enfatizó que lo que marca la diferencia en el comportamiento de un ciudadano de la región son los años de educación recibida para comprender la lucha por la democracia y contra la corrupción latinoamericana.

Redacción: Julia Sanz López Relaciones Internacionales de la Universidad Pontificia de Comillas Colaboración para ACPI.