Encuentro de tres estrellas de la literatura española

tres estrellas

 

Por Sully Fuentes

 

Mayo de la mano de  la Editorial Santillana nos han regalado el  encuentro  inolvidable, cercano, divertido y emotivo de “ tres grandes escritores” de las Letras españolas.

El sitio, un extraordinario escenario: el Teatro Canal de Madrid para celebrar  los 50  significativos años de  SANTILLANA

Más de 800  personas  escuchamos atentos y embelesados  las anécdotas, trayectoria y  pasión  por el arte de leer y de escribir de estos protagonistas. Sus nombres se escriben con mayúscula: MARIO VARGAS  LLOSA, ARTURO PÉREZ -REVERTE y JAVIER MARIAS

A las 19, el teatro quedó casi a oscuras, iluminando  solamente el centro de un espacio sobrio, pero con detalles sugerentes: cuatro  modernas sillas rojas, mesas blancas impolutas, agua para beber y aura de brillantez  a la que pusieron alma, corazón y vida  los tres grandes personajes  de la Literatura española .No se pudo perder un minuto de atención porque todo fluía  con tanta naturalidad e interés que quedamos presos de sus relatos.  Era como tener una  visión especular donde se ve al escritor “en faena”   y al mismo tiempo, saliendo de ella,  para hacer una crónica histórica y emocional de los resortes  que les llevan a escribir y a comprometernos con sus historias. Sabemos, también, que no tienen por qué – ni lo pretenden, claro  -gustar a todo el mundo Apasionante y enriquecedor esa hora y cuarenta minutos.

“Es como tener a Dumas, Flaubert y Proust”, ha dicho Pilar Reyes  la directora editorial de Alfaguara,  al presentarlos como el mejor homenaje  al medio siglo de la editorial  y para celebrarlo se ha elegido un gran encuentro con tres   icónicos escritores de nuestro catálogo,  Creo que  aún fue más sugerente en su presentación desde el momento que supimos que  ha sido acordada su venta a Penguin Random House Grupo Editorial Pero los tres grandes literatos que no están ,no pudieron hablar y estar juntos porque” Proust nació  un amo después de muerto Dumas  y éste tenía apena s10 años cunado murió Flaubert

”.Haciendo un recorrido por la trayectoria de cada uno de estos representativos  personajes que quiere el gran público  y tratando de expresarlo gráficamente dijo de forma  muy contundente Pérez Reverte: “Vargas Llosa es la historia de la Literatura,mientras que yo soy una nota a pie de página“, en tanto que Javier Marías agregó rápidamente  y provocando unas carcajadas  “  yo, una nota del traductor”

 

¿Cuándo deciden ser  escritores?

Javier Marías aseguró que ni hoy en día se ve con destino de escritor. Si recordó cuando se puso “manos  a la obra y me puse a escribir” “Mi impulso de escribir fue para leer más ,de lo que me gustaba  en esos años”  Contó  que su interés se centró en  las aventuras de  “mosqueteros”   El autor de “ Corazón tan blanco”  leía “Las aventuras de Guillermo Brown”, “Los tres Mosqueteros “,  pero no había tantas  y así empezó a escribir. “ Lo  hice por una palabra  casi olvidada  –emulación – para acercarme  a lo que más  me gustaba y me daba placer”

Aprender a leer cambió la vida del  Premio Nobel de Literatura. Fue “una experiencia maravillosa” que enriqueció su infancia “de manera increíble”.

Desde muy niño, Vargas Llosa sintió que ser escritor “era lo más maravilloso del mundo”, aunque en Perú solo conocía  a profesores y abogados que los fines de semana se dedicaban a escribir pero… no eran escritores.  A esto hay  que agregar la opinión de su padre, que pensaba que era un oficio de desordenados, bohemios y no muy viriles, — -por lo menos era lo que  él  creía, que eran las convicciones paternas, desde su perspectiva de niño-. Vaya susto que se pegó éste cuando vio que su hijo  le gustaba escribir “Eso me ayudó a  cerrarme en esa vocación para ser libre y burlar la autoridad aplastante de mi padre”.  El rechazo de su padre colaboró a  reafirmar su vocación.

“ Yo sí , quería ser escritor , pero no tenía asiento en la realidad “ Pensaba que Paris,  sí le daría esa oportunidad, Si embargo reconoció que en el año 58 , fue en España , mientras disfrutaba de una beca  que se dijo “ Voy a organizar mi vida para dedicar por entero mi tiempo y mis esfuerzos a escribir. Me conformaré con una vida modesta.” Si no pasaría de ser un diletante, una especie de persona que jugaba a escribir”. Tuvo suerte y los trabajos que encontró lo dejaron tiempo para la escritura.

“Nada se hace con tanto ahínco como lo que se hace por fastidiar”,  agregó a continuación, Marías.

Pérez Reverte y Javier Marías crecieron en casas con buenas bibliotecas. Al primero le servía para hacer barricadas con su hermano, cosa que volvía loco a  su abuelo. Mientras que  Javier  “casi que odiaba”  ese escenario  porque había tantos libros acumulados por todas partes, que apenas le quedaba “espacio para jugar a las chapas”.

Pero gracias a esos libros, el autor de “Corazón tan blanco” descubrió a autores como Julio Verne y Salgari y desde muy pronto quiso ser escritor, sobre todo para “emular” a los que más le gustaban a él y para contar las historias que más le entretenían.

Aunque la idea que Marías tenía del escritor cuando él era un niño no era nada positiva, y en ello influyó la visita que hizo junto con su padre, el filósofo Julián Marías, a casa de Azorín después de una misa, una mañana  a las 12 .Comentó que ese encuentro  le produjo un gran desasosiego, ya que los niños  creen que todo tiene que estar ordenado y limpio cuando se hace una visita. “ la cama estaba deshecha y el hombre no estaba…en fin “

Eso le produjo “una cierta aversión” a la idea de ser escritor.

Los escritores Verne, Dumas, Dickens y Stevenson contó  Pérez-Reverte le aproximaron  “a la gran literatura” y, con el paso del tiempo, Aquellas lecturas y las que vendrían después le ayudaron “a digerir y a interpretar” lo que veía.

El autor de “El club Dumas”  dijo ser  “un escritor tardío”. Antes era lector  y al estar en lugares violentos, en zonas  de conflicto,  en situaciones extremas por más  de 30 años como reportero, llevaba siempre en su mochila libros. Nunca había querido dedicarse a la literatura, pero al final de uno de esos viajes “necesité ordenar la parte caótica de esos momentos “. “Así escribiendo relatos podría ordenar lo desordenado que traía en mi mochila “. “Funcionaron bien y eso me cambió la vida “aseguró Arturo. Por razones de la vida uno no puede prever el escribir novelas …

. “Pero sigo siendo un escritor accidental, un marino lector que accidentalmente escribe novelas”,  porque aseguró que su pasión por el mar y por la navegación “ no le  abandona.

Por una tía que leía  “best Sellers” cuando era un niño, imaginaba que los escritores vivían  en grandes hoteles a  orillas de paradisíacas playas…una vida muy glamorosa.  “No  sabía lo lejos que estaba de la realidad .El trabajo duro se hace a oscuras y a solas.”

Confesiones  a viva voz

Vargas Llosa y  Javier Marías han sentido “siempre una gran inseguridad” a la hora de escribir. Y con el paso del tiempo, “esto no ha cambiado nada; la inseguridad permanece”, aseguró el Nobel.

“De pronto hay algo que encaja, que hace verosímil lo que escribes y eso es enormemente enriquecedor”

Al novelista peruano “nunca” le decepcionaron Flaubert ni Faulkner, y siempre siente “la misma emoción” cuando lee sus novelas, pero no le sucede lo mismo con Sartre, un escritor al que de joven leyó “con entusiasmo”, pero ya no puede hacerlo “sin sentir que estaba profundamente equivocado”.

“Escribía un pésimo francés, de frases largas y complicadas, de oscuridades tramposas. Sartre es un escritor que se me ha desplomado”, afirmó Vargas Llosa.

Por otra parte Javier Marías habló de como  afrontar las críticas de sus obras y ha asegurado que los “largos enemigos”, por los críticos literarios que les siguen durante toda su obra criticándoles, no quieren que “desaparezca”.

También en lo  personal salieron a relucir debilidades. . Incluso miedos que  el Premio Nobel tiene que combatir, cada vez que se monta en un avión y no puede superarlo

¿Qué pasa ahora  que están consagrados?

Vargas Llosa  dijo  que ha dedicado “la mayor parte de su vida” a escribir, algo que le sirvió para “ser libre de la autoridad” de su padre, quien odiaba a los escritores.

Respecto a la experiencia que aportan los años al escritor, Arturo Pérez-Reverte confesó que los escritores jóvenes son más “espontáneos” y cuentan con una “osadía” que desaparece con el tiempo, pero es cierto  que la edad te aporta “otras cosas”

¿Cómo surge el TEMA  que luego llega a los lectores ?

Vargas Llosa ha señalado que él no ha elegido “nunca” un tema, sino que el tema es el que le “elige” a él por cosas que le ocurren en su vida cotidiana. Arturo Pérez-Reverte, explicó que escribe sobre lo que ha vivido y lo que ha leído.

Con respecto a cuando se debe  escribir una novela, dijo  que “hay que saber el momento” de escribir cada una. “Sé que hay algunas novelas que no he hecho y que ya no voy a escribir”, agregó

Javier Marías  comentó que él no tiene tan pensadas las historias que va a contar en un futuro. “Me dais envidia -dirigiéndose a sus dos colegas -, parece que tenéis un armario lleno de historias para contar”, se los soltó  sorprendentemente entre risas de todo el publico.

 SI TUVIERAN QUE ELEGIR…

Si pudiesen  ser otros escritores Javier Marías, elegiría sin dudas a Shakespeare. Arturo Pérez-Reverte le hubiera “gustado ser Conrad” y a  Mario Vargas Llosa “nunca” le han decepcionado ni Flaubert ni Faulkner.

Pilar Reyes la Directora editorial  comenzó haciendo las preguntas y  aclarando que  ella iba a “comenzar por el principio” Ahora quiero terminar estos comentarios con parte de ese comienzo  cuando se refería  al  por qué eran ,ellos tres, los que  allí estaban sentados “ un cara a cara con escritores con quienes he trabajado ,a quienes admiro y aprecio por …” las aventuras que no puedes parar de leer, porque son fascinantes, oscuras y extrañas,  las obsesiones  circulares escritas en una prosa  que  respira hondo y  no deja de hallar    vericuetos, disgresiones y analogías y   la búsqueda de la perfección  estilística en la novela  que reemplaza el mundo y también  de  la búsqueda de la  perfección humana   al hacerse cada día y más y mejor persona.”

 

Con el color imborrable de la tinta AZUL ha quedado guardado este extraordinario momento en la memoria de los lectores, que pudimos vivir cada segundo con apasionada sorpresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *