Legítima transparencia

depoesiaIberoamericana

 

Por Jorge de Arco

Bajo el título de “Tiempo y memoria” (Vitruvio. Madrid, 2015), se reúne una amplísima muestra de la obra lírica de José María Muñoz Quirós. Lo esencial de los 28 poemarios editados hasta la fecha por el escritor abulense, encuentran aquí y ahora, generoso acomodo y suponen un referente esencial para todo aquel que quiera acercarse hasta el decir de un poeta corazonado y verdadero.Legítima...-200x240 poesia iberoamericana

 

La compilación aparece dividida en cuatro grandes apartados: “El andar del tiempo”, “Memoria sin recuerdo”, “Íntimo fulgor” y “Transparente quietud”. En ellas, se ha mantenido un hilo cronológico que permite avistar con mayor claridad su evolución creadora. Treinta y dos años, pues, al pie del verso y de la palabra, que no le han restado al autor empeño y devoción a la hora de seguir afrontando nuevos retos.

 

“Así es mi vida:

un intento furtivo

de nostalgia, y una duda

puesta en pie como un sendero,

un venero de aurora, un verdadero

peligro de esperanza, una futura

persuasión, un golpe duro,

y un milagro de nieve. Así es mi vida”,

 

escribe Muñoz Quirós. Y desde esa “nostalgia”, desde esa “aurora” y desde esa “esperanza”, ha ido haciendo crecer también su himno vital, su entrega diaria: la poesía.

 

Fiel a las claves literarias que ya se adivinasen al hilo de su bautismo lirico, en 1983,  con “Ternura extraña”, su verbo ha girado en torno a una  personalísima imaginería, donde destaca una serena veta contemplativa, un meditado latir que sostiene la luz precisa de la memoria y un cromático lenguaje donde anida la intensa gravedad de un sugestivo discurso. Además, como el mismo escritor reconoce, su temática se articula en torno al tiempo,  al paisaje, a la mística, y al misterio de la poesía como  salvación del hombre.

Esta edición viene precedida de un notable de estudio de Jesús Collado, quien afirma: “Así es la poesía de José María Muñoz Quirós, acontecimiento puro, consagración del instante (…) Es una poesía de lo íntimo, poesía del presente, aunque también poesía de duda”. Con las llaves de la palabra pura, estos versos también abren las puertas del ayer y del mañana, llevan al lector por los intactos senderos del destino y pronuncian con hondura la solidaria certidumbre del ser humano:

 

“…Han pasado

siglos de fruto en el añil de un labio,

kilómetros de piel sobre unos ojos

que han mirado ocultarse la ternura.

Porque al final sucede lo imposible:

y lo que tanto amamos

fue sucumbiendo al borde de los muros

que se cerraron para siempre,

al ventanal del mundo que nos hiela

hasta la desnudez de la palabra

inicial -como tiempo- como ahora”.

 

He seguido muy de cerca la obra del vate abulense y, en alguna otra ocasión, he señalado que nada queda al azar a la hora de trazar su verbo y que la  legítima transparencia con la que afronta el proceso creativo, es el mejor ejemplo de un escritor generosamente comprometido con su dramática tensión lírica.

Estas más de 500 páginas, así lo ratifican; al igual que confirman la voz madurada y solidaria de quien vive y sueña y apuesta por hallar bajo la esencia de su versos “la tibia/ desnudez/ del relámpago”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *