Una profunda pena ante la pérdida de una “periodista de raza”

Ha muerto la presidenta de REPORTEROS sin FRONTERAS:

Nos ha dejado una periodista de raza. MALÉN AZNÁRES

malen-aznarez

Malén nacida en Santander, estudió en la Escuela Oficial de Periodismo y obtuvo su licenciatura en 1972. Había empezado a trabajar como reportera el año anterior, en el madrileño diario Arriba, y, durante la década los 70 colaboró con las revistas Posible y Cuadernos para el Diálogo. Fue la primera mujer en dirigir un grupo de prensa en España, los 26 diarios de Medios de Comunicación del Estado, entre 1982 y 1984, durante la etapa de privatización del primer Gobierno socialista.

En 1984 se incorporó a Radio Nacional de España como coordinadora general adjunta a la dirección y después dirigió los Servicios Informativos de la cadena estatal hasta 1986, convirtiéndose en la primera mujer que ocupaba dicho cargo. En 1987 fue jefa de información de la revista El Globo, hasta el cierre de este medio.

Llegó en 1988 al diario El País, en el que trabajó durante 20 años. Entre otros cargos, fue redactora jefa de Sociedad de 1989 y 1997, Defensora del Lector entre 2003 y 2005 y, en sus últimos años en el periódico, realizó entrevistas y reportajes para El País Semanal. Tras su jubilación, siguió vinculada al diario como profesora de la Escuela de Periodismo de El País, hasta 2014

 Reporteros Sin Fronteras despide con inmenso dolor a la que fuera su máxima mandataria desde 2011 y reconoce su extraordinaria labor al frente de RSF España, una época de actividad intensa, en que la entidad multiplicó su proyección y el alcance de su misión. Con Malén Aznárez, la defensa el periodismo libre y de los periodistas en todo el mundo han tenido a la abogada más cualificada, ferviente y tenaz.

 

Ha dedicado a Reporteros sin Fronteras, horas y horas de infatigable trabajo, además de una creciente proyección de su misión ante los medios y ante la sociedad, y adhesiones de primera magnitud, porque había trabajado con lo más granado del periodismo español y siempre podía contar con los mejores. Con su ejemplo y su trabajo además de una capacidad envidiable deja un camino para los que realmente creen que esta profesión es algo más que un trabajo: una entrega sincera, desinteresada y de cambio a una sociedad que anda muchas veces coja  de los valores universales.

 

Todos reconocen su habilidad para gestionar el ámbito internacional por lo que  ha logrado sacar de la cárcel a muchos periodistas, blogueros y activistas que después han podido viajar a España para participar en actos de Reporteros Sin Fronteras. La propia Malén Aznárez era madrina del periodista sueco-eritreo Dawit Isaak, encarcelado en Eritrea desde 2001 y del que nada se sabe desde entonces. La presidenta de RSF España nunca dejó pasar una ocasión para pronunciar su nombre y pedir su libertad.

 

Malén Aznárez deja un vacío tremendo en una causa justa. Pero también un legado sobresaliente y una huella indeleble, así lo asegura Reporteros sin Fronteras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *