¡Silencio! Se lee

Silencio LIBROS

 

 

 

¡Silencio! Se lee

 

La nueva iniciativa de ACPI de invitar a todos sus socios a una hora semanal de lectura en silencio en la sede de la asociación, tuvo una presentación en la que se plantearon interesantes reflexiones sobre el conocimiento y las nuevas tecnologías. A preguntas de su presidenta, Sully Fuentes, los participantes en la mesa de debate desgranaron sus aportaciones, partiendo del hecho de su preferencia por el libro de papel, que resiste a los medios electrónicos, como un objeto de disfrute en sí, que permite un placer sensorial a través de la bibliofilia.

 

El escritor como contador de historias fue el eje de las reflexiones de Agustín Puente Muñoz, abogado y director de comunicación de la agencia literaria La Clave. Buen conocedor del mundo editorial, Agustín Puente insistió en la importancia de saber transmitir, de escribir, a la hora de poder publicar, porque, no conviene olvidar que las editoriales son empresas, atentas al rédito económico.

 

Ante tal realidad, el escritor, pero también abogado, Emilio Porta, planteó trascenderla mediante la consideración del creador como fuente de conocimiento que inunda a sus lectores a través del diálogo que se establece entre el autor y el lector, en una fecunda relación que sigue viva, pese a tantos condicionantes económicos. Planteamiento ilusionante, favorecido por las nuevas tecnologías, en la medida en que estas reduzcan costes de edición, que llevan a Porta a considerar que hoy en día disfrutamos de grandes escritores, que en nada desmerecen de otras épocas.

 

EL SILENCIO DE LOS LIBROS

 

 

 

Sully Fuentes había inquirido por qué hoy en día no existían Cervantes, lo que fue contestado por Puente y Porta con respuestas que incidían en la buena salud del creador, cada vez más volcado en una literatura capaz de trascender los géneros en una muestra más de la potencialidad del autor.

 

Más pesimista se mostró el periodista e historiador Juan José Echevarría, quien advirtió sobre las aristas más negativas de la revolución tecnológica a la que asistimos, poniendo el énfasis en la cultura entendida cada vez más como entretenimiento y en la banalización de los contenidos, alentados por el acceso cómodo a los contenidos, lo que podría terminar afectando a unos creadores que no necesitaran acreditar su condición esencial de fuente de conocimiento.

 

Interesantes reflexiones que ahora, todos los lunes de cinco a seis de la tarde, podrán ser objeto de disquisición, propiciada por el silencio que queremos inunde la sede de nuestra asociación. Un silencio creador y de gozoso tiempo de lectura, al que invitamos para su disfrute a todos nuestros socios.

 

 

 

D.e pie de izquierda a derecha: Vicepresidente de ACPI Juan José Echevarría, Tesorero Vicente López, Sully Fuentes, Comunicación La Clave Agustín Puente y el escritor Emilio Porta

ACPI La hora del silencio de los libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *