Leer, imaginar, sentir, experimentar para VIVIR

Libros inolvidables

Con la esperanza de que alguien comparta este «oasis cultural»…un lunes al mes.

Sully Fuentes

Hoy, hemos querido iniciar un tiempo en contra de las exigencias diarias, un remanso en el día para dejar descansar las obligaciones y especialmente para abrir esa ventana tan apetecible de la lectura,que nos empuja a mundos desconocidos por lejanas geografías. Es cierto que también nos arrastra a viajes interiores- realmente esclarecedores y potencialmente eficaces- para desplegar nuestras fortalezas y nuestros deseos.No es poca cosa, poder embargar una hora, en este extraño paréntesis de vorágine vital.

Tres miradas tres libros tres historias

Se lo hemos adjudicado a las tardes de los primeros lunes de cada mes. Es, un tiempo que nos regalamos para la lectura, sin que nadie nos interrumpa, en silencio, sin medir lo que nos falta por hacer… y solo pensando en todo lo que nos prometen los contenidos de una obra en sus cautivantes páginas.

La hora del silencio y los libros.

Es increíble el poder y el compromiso que provoca el silencio cuando abrimos un libro. Es, en ese momento que estás solo/a delante del escritor que crees que te observa desafiante, como un ser extraño bajo la lupa del terremoto de sus ideas. Sientes que cae sobre ti todo el esfuerzo de sus noches en vela, que te arrastra para que veas y sientas paisajes encerrados en su memoria o en su delirio. Presientes que vas a comenzar a recorrer esa parte oscura -y luminosa a la vez-de su cerebro, que te va  a salpicar por momentos con notas de emoción, que va  descargar la rabia y la incomprensión que ha sufrido, que » se va abrir en canal» para que vestido de tal o cual personaje sepas lo que pudo hacer y no lo hizo, que te va marear haciéndote creer que ha  creado un personaje pero no es más que él, con la suma de los momentos y comportamientos de quienes vio en su propio espejo. O quizás, no. Es ese ser, que ha creado para huir de si mismo ante el peligro de no estar a la altura de lo que esperan los demás. Pero cuando te embarca en una historia con fondos históricos, sociales o psicológicos ya no le analizas, te abandonas y él domina tu tiempo, tus emociones, tus reflexiones…y tu futuro. La ventaja está en que no has perdido el tiempo. Ya eres otro/a. Y eres capaz de encontrar esa frágil frontera entre la ficción y la realidad, lo onírico y la lucidez, la locura y la cordura. Es el momento en que el lector se conoce a si mismo un poco más.

Quien hoy por la tarde ha leído el prefacio de Retrato de Doryan Grey de Oscar Wilde y lo ha hecho en silencio,rescataba estas frases:

9788415306443“El artista es el creador de cosas bellas. Revelar el arte y ocultar al artista es la finalidad del arte.
El crítico es el que puede traducir de un modo distinto o con un nuevo procedimiento su impresión ante las cosas bellas.
La más elevada, así como la más baja de las formas de crítica, son una manera de autobiografía. Los que encuentran intenciones feas en cosas bellas, están corrompidos sin ser encantadores. Esto es un defecto.
Los que encuentran bellas intenciones en cosas bellas, son cultos. A éstos les queda la esperanza.
Existen los elegidos para quienes las cosas bellas significan únicamente belleza.
Un libro no es, en modo alguno, moral o inmoral. Los libros están bien o mal escritos. Esto es todo….”

 

Quién se pudo asomar a este best seller del escritor finlandés Mika Waltari,de la primera mitad del siglo XX subrayó parte de su contenido:

Sinué El egipcio“Yo, Sinuhé, hijo de Senmut, en mis días de vejez y de decepción estoy hastiado de la mentira. Por esto escribo para mi solo lo que he visto con mis propios ojos o comprobado como verdad. En esto me diferencio de cuantos han vivido antes que yo o vivirán después de mí. Porque el hombre que escribe y, más aún, el que hace grabar su nombre y sus actos sobre la piedra, vive con la esperanza de que sus palabras serán leídas y que la posteridad glorificará sus actos y su cordura. Pero nada hay que elogiar en mis palabras; mis actos son indignos de elogio, mi ciencia es amarga para el corazón y no complace a nadie. Los niños no escribirán mis frases sobre la tablilla de arcilla para ejercitarse en la escritura. Los hombres no repetirán mis palabras para enriquecerse con mi saber. Porque he renunciado a toda esperanza de ser jamás leído o comprendido

 

 

El silencio y ls libros

 

 

 

Quien estuvo leyendo a la escritora uruguaya, Rosalía Aller en su obra poética «Tiempo de Amor», comenta: «Nos abre los sentidos y evoca pasión desde lo más sublime hasta lo más elaborado. Una prosa que canta el grito de la pasión y del amor en todas sus etapas; amistad, pulsión del deseo, que va desde lo nostálgico a lo alegre.

Podemos presenciar una notoria expresión de sus raíces culturales que conjuga con la fusión y la riqueza de la lengua. 

Nos recrea en el tiempo, conectándonos con la poética de grandes maestros y referentes de la poesía romántica y política como el caso de Mario Benedetti, creando un paralelismo con la apasionada y desgarradora poética de Lorca, y la ternura y el romanticismo de las prosas de Bécquer, poniendo un sello especial en la obra, que engancha en el primer momento con el lector.» Ma.Dolores.Araújo

» El poema nace por tu sí o por tu no o quizás porque callaste» . Rosalía Aller

La hora del silencio y los libros.

El privilegio de esta tarde de lectura, en sintonía con lo más bello de un ser humano, es que nos ha regalado generosamente la genialidad del escritor/a, su tiempo y sus sueños en una «bandada de palabras». Fue el estímulo que recibieron los que estuvieron «orando por la cultura»: Doris, Sophie, Juan José y quien escribe estas notas.

Tres continentes y los libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *