Democracia y capitalismo

 

 

DILMA en la UNIA

 

Democracia y capitalismo

 

A más capitalismo, menos democracia. Esa fue la clave de bóveda en la que descansó la conferencia de Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil, en la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA). Para la exmandataria, “la mayor parte de los países occidentales están sufriendo la crisis del capitalismo neoliberal”. “Países que priman las actividades del sector financiero sobre el productivo”, añadió.

Para la dirigente del Partido de los Trabajadores brasileño, esa es la causa de que aumente la desigualdad entre la población. “No es posible la estabilidad con la desigualdad creciendo”, manifestó la expresidenta, quien alertó ante el desarrollo de los populismos, ya que genera sociedades desencantadas con la democracia.

Rousseff mostró especial dedicación a su país, destacando que “Brasil camina hoy por un futuro muy incierto de desesperanza”, no resignándose a ello, pese a la condena política que le apartó de la Presidencia de Brasil mediante un proceso de impeachment sustanciado por el Senado brasileño. “Construir un futuro de esperanza”, es la receta que propone la expresidenta.

La crisis financiera de 2008 fue combatida desde su Presidencia con el objetivo de paliar sus efectos. Pese a ello, fue inevitable una desaceleración económica de Brasil, que incidió negativamente en la tasa de desempleo de la población trabajadora. De cara al futuro, Rousseff criticó las medidas tomadas por su sucesor, el centrista Michel Temer, quien ha establecido un techo de gasto que condicionará el gasto de los futuros gobiernos, cercenando la capacidad decisoria de éstos. “La política pasa a tener un papel irrelevante”, denunció.

La expresidenta volvía, así en su conferencia, al núcleo central de su disertación: la capacidad capitidisminuida de los gobiernos democráticos, ante el capitalismo. Verdadero eje central de su pensamiento, al que engarza con su propia destitución, que resume como la criminalización de la gestión fiscal hecha por su gobierno y la negativa de asumir un incremento impositivo en beneficio de las clases desfavorecidas. “Perdimos una batalla, pero no la guerra”, aseguró, abogando por preservar la democracia: “Lo único que no podemos perder es la democracia”.

Para ello abogó por que en 2018, ante las nuevas elecciones presidenciales brasileñas, vuelva a presentarse Lula da Silva, el destacado dirigente del Partido de los Trabajadores que hace frente a una investigación judicial por cargos de corrupción, referidos a contratos supuestamente irregulares a través de la compañía estatal Petrobras. “Creo que Lula volverá a ser presidente de Brasil”, auguró.

Dilma Rousseff ha participado en el Seminario Internacional sobre Capitalismo Neoliberal y Democracia Sobrante, celebrado los días 25 t 26 del mes de enero en la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo, organizado por UNIA y la Universidad Pablo de Olavide. También participaron el exministro de Justicia brasileño José Eduardo Carzoso y el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. El seminario se centró en “el desbordamiento del capitalismo y el proceso de regresión de los derechos humanos por el uso de los recursos jurídicos como herramientas de manipulación en los conflictos políticos y económicos”, según recogió el propio programa del seminario.

La presentación de la expresidenta brasileña corrió a cargo de la periodista y viuda del premio Nobel José Saramago, Pilar del Río, quien consideró que las acusaciones contra Dilma Rousseff que culminaron con su destitución como máxima mandataria brasileña se debieron a ser de izquierdas, por no aceptar sobornos y por ser mujer. “Rompía demasiado los esquemas”, sostuvo.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *