«Una de las cosas más puras del ser humano es la sonrisa, es el humor». Arístides Pumariega, caricaturista cubano.

?

 

Voces Iberoamericanas en el 2016

Por Ana Lucía Ortega

 

«La caricatura es un grito de frescura y de rapidez» Entrevista a Aristide.

El 7 de diciembre de 2016 tuvo lugar la presentación del nuevo libro del caricaturista cubano Arístide Pumariega, en las jornadas del V Festival VISTA de arte y literatura independiente celebrado en la ciudad norteamericana de Miami.

Subdesarrollo Pérez en La Tremenda Corte”, es un libro con caricaturas de Arístide y prólogo de Rebeca Ulloa. La presentación estuvo a cargo del escritor, periodista y productor de espectáculos Armando López.

Con permiso de su autor, cogemos prestadas algunas de las frases que utilizó López para presentar al autor de “Subdesarrollo Pérez…” porque quien no conoce a Arístide tiene, en esta crónica, la semblanza perfecta:

Arístide creo a Subdesarrollo Pérez en 1968, en plena Ofensiva Revolucionaria. El Estado nacionalizó hasta los puestos de fritas. En la calle no habia ni donde amarrar la chiva. Subdesarrollo Pérez, cubanazo en camiseta, botas de miliciano, medallón al cuello, lager en la mano, vino a burlarse de la doble moral del cubano, del que aplaudía en la Plaza y despotricaba contra los abusos en su casa.

Arístides Pumariega Montes (que así se llama) nació en Madruga, pueblo musical y politiquero, en el hotel de su abuela, un caserón con un balcón desde donde veía llegar a los circos y a los políticos, y escuchaba los danzones que salían del Liceo. Imágenes de un mismo folklore que conformarían su universo.aristideAcpi

Su madre era una católica que no iba a misa; su padre, masón; su nana, una negra que pedía a sus orishas por el niño blanco. De bombachos dibujaba historietas, aunque soñaba con ser músico, escritor, no sabía qué. Sólo quería que lo aplaudieran.

Cuando terminó el bachillerato, entró en la Escuela de Periodismo. Con Batista Cuba era un polvorín. Pero al joven Pumariega no le interesaba la revolución.

Había visto a Fidel llegar en su Chevrolet café con leche al caserón de Madruga. Lo había visto estrechar manos, politiquear como aspirante a representante por la ortodoxia. Para Arístide, los políticos eran como las rumberas del circo, folklore desde el balcón, y él no se iba a morir por quien no creía.

Apenas dormía, una cerveza para la cruda, Glostora para el pelo lacio, con 21 años se vestía a la medida, disfrutaba cada noche habanera como si fuera la última. Era músico, noctámbulo, farandulero… Oh, La Habana de entonces… ¡Era mucha Habana!

Nunca había recibido clases de dibujo, pero lo nombraron caricaturista de Combate, el diario del Directorio Revolucionario. Era 1959, la revolución parecía “verde como las palmas”. Pero llegaron los CDR, cerraron los casinos, prohibieron la Navidad, recogieron vitrolas, putas y maricones, La Habana se fue apagando y el bongosero tuvo miedo, mientras su otro yo, el caricaturista, dibujaba una manzana de la que salía un gusanito.

Cuando a De la Nuez le dieron la dirección de Palante, y lo nombró su director artístico, se sintió seguro, creó Subdesarrollo Pérez, el personaje más auténtico, satírico, provocador de la revolución cubana.

 

Pincha sobre este enlace para que escuches la entrevista de Aristide:

 

 

La reseña completa de Armando López puede leerse en el siguiente enlace titulado “Subdesarrollo Pérez y la doble moral….”:

Subdesarrollo Pérez y la doble moral de los cubanos

«Cuando llegas a una edad como la mía de ochenta y pico de años, ves la vida de color de rosa…Feliz, feliz…»

 

 

 

2 thoughts on “«Una de las cosas más puras del ser humano es la sonrisa, es el humor». Arístides Pumariega, caricaturista cubano.

  1. Gracias por tu comentario Rebeca. Te invitamos a que continúes visitando nuestra página para que descubras otros artículos que pueden ser de tu interés. ¡Comparte! Saludos desde Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *