La pasión y el melodismo de Norma en el Teatro Real

norma-3002

 

 

Por Norma Sturniolo

Fotos: Javier del Real

 

El Teatro Real, inmerso en la conmemoración de su Bicentenario (1818-2018) y en el veinte aniversario de su reapertura, ofrece como segunda ópera de la programación de 2016/17 una de las obras maestras del belcantismo Norma de Vincenzo Bellini.

Acontecimiento muy esperado, sobre todo, si se piensa que la última vez que se llevó a escena esta ópera fue el 28 de diciembre de 1914. Asimismo, hay que celebrar que se retransmitirá en directo el 29 de octubre a través del canal de la televisión Arte-concert.

norma-0261

Norma es fruto de la feliz conjunción entre la música celestial de Bellini y los maravillosos versos de Felice Romani. El dúo Bellini-Romani es comparable al tándem formado por Mozart-Daponte, Hugo von Hofmannsthal-Richard Straus o Puccini-Luigi Illica y Giuseppe Giacosa.

 

Romani, traductor del francés y autor de un Diccionario histórico y mitológico, ya había realizado para Simon Mayr, el maestro de Donizetti, la ópera Medea in Corinto basada en el mito griego de Medea y cuando conoce Norma ou l´infanticide, la obra teatral de Alexandre Soumet estrenada en abril de 1831, decide adaptarla para el compositor Bellini. El texto de Romani ofrece variantes y supera al de Soumet. En la obra del francés, Norma como su antecesora mítica, Medea, mata a los dos hijos que tuvo con Pollione, porque su amante se ha enamorado de la joven Adalgisa. Por el contrario, el infanticidio no se realiza en el libreto operístico.

norma-3215
norma-0355

Sumariamente, recordemos que Romani sitúa la acción en la Galia durante la ocupación romana alrededor del año 50 a. C en el bosque sagrado de los druidas. Norma, hija Oroveso, el jefe de los druidas, es la sacerdotisa del templo del dios Irminsul. Ella ha quebrantado su voto de castidad al convertirse en amante de Pollione que, además, es procúnsul de Roma, enemiga de su pueblo y con el que ha tenido dos hijos. A su vez, los galos desean sacudirse el yugo romano e ir a la guerra. Norma, protegiendo a su amado, dice que el dios aún no quiere la guerra. Pero Pollione se ha enamorado de la joven virgen Adalgisa lo que provoca la ira de la sacerdotisa quien llegará a pensar en matar a sus hijos por despecho. Acción que, finalmente, no llevará a cabo. La joven Adalgisa al descubrir la verdad, renunciará a Pollione e intentará que Norma reconquiste el amor del procónsul romano. El fracaso de Adalgisa desencadenará la furia de Norma y llevará a un final grandioso en el que ella revelará la verdad el pueblo galo y acabará muriendo en una pira junto a Pollione.

Un resumen es un pálido reflejo de lo que sucede en la obra donde hay una riqueza enorme de sentimientos. El sublime melodismo de Bellini alcanza su máxima expresión no solo en ese aria celestial que es Casta Diva sino a lo largo de la ópera. Los dúos entre Norma y Adalgisa en el que esta última empieza a confesar a la sacerdotisa su amor culpable y provoca en Norma el recuedo de su amor con Pollione contiene una melodía cálida y tierna absolutamente conmovedora como quedó patente en el dúo entre la soprano Maria Agresta (Norma) y la mezzosoprano Karine Deshayes (Adalgisa) o el otro dúo maravilloso Mira o Norma cuando Adalgisa convence a Norma de que debe vivir , que se apiade de sus hijos y que confíe en que recuperará el amor de Pollione.

 

La dirección de escena de Davide Livermore y la escenografía de Giò Forma han generado cierta polémica. Sin embargo considero que la puesta en escena ha sabido transmitir el espírtu mágico del bosque sagrado .Quizás podrían haberse suprimido algunas proyecciones, pero no es nada fácil llevar a escena una obra en la que las batallas se libran en el corazón del personaje.

norma-2804

 

Hay una riquísima expresión de sentimientos como el amor, la pasión, los celos, la ira, el sentimiento de venganza, el dolor, la amistad, la relación materno-filial y paterno filial que propicia la empatía del oyente. Y como broche de oro:, la comprensión final que permite a Pollione reconocer la grandeza de Norma y a ella liberarse de los sentimientos negativas de odio y venganza. La redención llega con el retorno del amor y la norma-3215purificación por el fuego.

 

 

 

 

 

Muchos han sido lo que elogiaron esta obra, uno de los primeros Donizetti que afirmó que le hubiera gustado firmar esa ópera. Schopenhauer y hasta Wagner que llegó a componer un aria para Oroveso cuando trabajaba como director en Riga. Se cuenta que Chopin lloró al escuchar esta ópera. Norma ha conmovido, conmueve y seguirá conmoviendo al público futuro.

 

 

 

 

 

 

 

 

Norma: tragedia lírica en dos actos. Música: Vincenzo Bellini (1801-1835).

Libreto Felice Romani (1788-1865) basada en la obra de teatro Norma ou l´infanticide (1831) de Alexandre Soumet.

Estrenada en el Teatro alla Scala de Milán 26 de diciembre de 1831

Estrenada en el teatro Real el 14 de noviembre de 1851.

Nueva producción del Teatro Real, en coproducción con el Palau de les Arts de Valencia y la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO)

Primer reparto Interpretado por Gregory Kunde, Maria Agresta, Karine Deshayes, Michele Pertusi. Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real dirigido por Andrés Máspero. Dir. escena: Davide Livermore. Dir. musical: Roberto Abbado.

Representaciones : comienzo 20 de octubre de 2016 y  finalización 4 de noviembre de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *